chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE - Elektronisch platform voor volwasseneneducatie in Europa

Blogs

¿La cultura de la salud es la causa del auge occidental del cuidado físico?

01/02/2018
door Markus Palmén
Taal: ES
Document available also in: EN FR DE IT PL LV

/nl/file/fitness-boom-epaleFitness Boom EPALE

Fitness Boom EPALE

Según el investigador sanitario y doctor Wolfgang Dür, el creciente interés por el cuidado de la forma física que en la actualidad se experimenta en Europa y Occidente podría no deberse a la labor de los educadores del ámbito sanitario o a una mayor cultura de la salud. No obstante, este apogeo permite a dichos educadores e investigadores dirigir su atención a una cuestión acuciante: la falta de investigaciones centradas en la cultura de la salud.

 

Recientemente, uno de mis estudiantes se graduó con una tesis de máster sobre automejoramiento corporal. La investigación en este campo versa sobre la individualización y las prácticas autorreferentes que las personas llevan a cabo para desarrollar una imagen propia y presentarse a sí mismos en contextos sociales.

Por ejemplo, la investigación pone sus miras en comportamientos conducentes a moldear y mejorar el cuerpo —o al menos su apariencia— tales como realizar ejercicio físico, los relacionados con la dieta y los hábitos alimentarios, o bien con la moda y el uso de maquillaje y productos cosméticos. A pesar de que este campo no guarda relación con la salud o su cultura, resulta harto interesante adoptar el enfoque sanitario y analizar los motivos y razones que subyacen a estos comportamientos, así como ponderar la relevancia de la salud y la cultura de la salud en este contexto. ¿El auge del cuidado físico —que se manifiesta en prácticas muy populares como el CrossFit, acudir a gimnasios y correr— es el resultado del esmerado trabajo de investigadores y educadores dedicados al ámbito de la salud?

 

Cuatro motivaciones principales para el automejoramiento

Analizando los datos expuestos por mi estudiante, parece haber cuatro tipos preponderantes de motivaciones cuando una persona centra su atención en su cuerpo:

  1. la aparición inmediata de sensaciones positivas y de bienestar, especialmente en los casos relacionados con las prácticas deportivas;
  2. una satisfacción narcisista derivada de sentirse guapo y sexualmente atractivo;
  3. preocupaciones éticas y políticas sobre la biodiversidad, los derechos de los animales, la producción industrial de alimentos, la contaminación, etcétera;
  4. así como la adaptación a las expectativas sociales habituales relativas a la apariencia y la conducta para sentirse «normal».

Este último tipo de motivación, que parece ser el más frecuente, podría parafrasearse así: «No pretendo destacar, ni para bien ni mucho menos para mal. Sólo quiero llevar una vida normal y corriente».

 

El apogeo del cuidado físico podría no estar del todo vinculado a la salud

Dejando al margen lo limitado de las evidencias que se desprenden de un estudio cualitativo tan pequeño —y más aún de mi resumen de los hallazgos—, creo que el trabajo revela un hecho típico sobre la cultura de la salud.

En primer lugar, que la salud no representa la principal motivación de los adultos jóvenes. Independientemente de cuáles sean sus hábitos de vida relacionados con la salud, el propósito no consiste en mejorarla, prevenir el cáncer, incrementar la productividad o alcanzar la edad de Matusalén sin requerir de los servicios de una enfermera doméstica. Lo hacen por diversión, sentimientos narcisistas, cuestiones políticas o éticas, para formar parte de la corriente dominante y, en última instancia, para obtener la sensación propioceptiva de «ser ellos mismos».

En segundo lugar, numerosos investigadores, educadores sanitarios y expertos en promoción de la salud asumen que cualquiera de las acciones que realiza una persona es el resultado de una decisión individual basada en la información o el conocimiento. Estos investigadores conciben la cultura de la salud como una competencia individual y dan fe de que entre la mayor parte de la población existe un déficit enorme a este respecto. Sin embargo, los estudios PIAAC han demostrado que la capacidad para procesar información de las personas es muy limitada y que la probabilidad de incrementarla en menos de una o dos generaciones es bastante baja. Únicamente entre un 9 y un 12 % de los ciudadanos dispone de la capacidad suficiente para afrontar con éxito las complejas circunstancias cotidianas de las sociedades modernas; para aproximadamente un 50 % de las personas, dichas circunstancias son abrumadoras. Es por esto que la mayoría de ellas se ciñen a lo expresado en el cuarto tipo de motivación y analizan qué se considera «normal» antes de actuar. Algunos denominan a este fenómeno «ignorancia pluralista».

En tercer lugar, la cultura de la salud debe percibirse como una característica sistémica: consiste en una capacidad del sistema de asistencia sanitaria y el sistema de salud pública relacionada con la legibilidad y el grado en que resulta posible comprender y utilizar materiales, las habilidades comunicativas de los profesionales médicos y lo que es más importante, las limitaciones organizativas y la usabilidad autoexplicativa —por parte de todos los usuarios— de las estructuras y procesos. En lo que respecta a los sistemas de salud pública de la mayoría de países de la OCDE, existe un gran déficit de investigaciones centradas en estos problemas, en la búsqueda de soluciones, y sobre todo de medidas políticas y prácticas para propiciar y dirigir un cambio.

Dado todo esto, probablemente la respuesta a la pregunta que nos atañe sea «no». No parece probable que el auge del cuidado físico y el deporte se derive de las iniciativas y la educación en materia de cultura de la salud. No obstante, ¿repercutirá dicho apogeo en la cultura de la salud? Después de todo, este fenómeno podría facilitar la labor de los profesionales e investigadores consagrados a este campo a la hora de promover que la población adopte estilos de vida más activos, por lo que estos podrían enfocar sus esfuerzos a cuestiones más relevantes.


El Dr. Wolfgang Dür es el director del Instituto Vienés de Investigación en Materia de Salud.

Contacto:

Priv.Doz.  Mag.  Dr. phil.  Wolfgang Dür

Director del Instituto Vienés de Investigación en Materia de Salud

A-1190 Vienna, Hackhofergasse 8-10

wolfgang.duer@univie.ac.at 

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn Share on email
Refresh comments Enable auto refresh

1 - 3 van 3 weergegeven
  • afbeelding van Rolands Marcinkevics
    Nodarbošanās ar sporta veidiem jau no bērnības, pie tam uzsveru apzināta sportošana, saprotot kā sportošana ietekmē veselību un otrādi - tā varētu būt sporta veselības kompetence. Došanās pretī modei uz fitnesa sporta zālēm vien neparāda veselības kompetenci, jo uz fitnesa zālēm lielākoties cilvēki dodas, nevis, lai uzlabotu savu veselību, bet galvenokārt, lai uzlabotu savu ārējo izskatu (Kas nedaudz ir saistīts). Šajā pētījumā būtu jāizvērtē vēl viens faktors - uzturs, kādu reklamē un iesaka fitnesa zālēs, populāri cilvēki, diētas un vitamīni. Vai tie tiešām uzlabo fizisko veselību, vai arī tikai mārketinga triks?
    Par veselības kompetences palielināšanos varētu diskutēt, runājot par cilvēkiem, kas izvēlas pēc darba paskriet nelielu distanci, pastaigāties dabā, nūjojot, braucot ar riteni, tādā veidā kompensējot mazkustīgumu visas dienas gaitā sēžot pielipušam pie ofisa krēsla. Un šī kustība tiešām palielinās, arvien vairāk pieaugušo sāk ievērot aktīvu dzīvesveidu.
    Otrs svarīgs moments ir finansiālais aspekts, jo lai sportotu ir vajadzīgs laiks, ko daudzi izvēlas izmantot, lai tomēr vēl pastrādātu, lai varētu uzturēt savu ģimeni.
  • afbeelding van Liene Feodorova
    Fitnes uzlabo fizisko veselību, nostiprina cilvēku muskulatūru, kas protams uzlabo ārējo izskatu. Cilvēki, kuriem ir psiholoģiski smags darbs pēc darbadienas dodas uz sporta zāli, lai sakārtotu savas domas un uzlabotu ārējo izskatu. Rakstā bija minēts, ka fitnesa un sporta uzplaukums acīmredzot nav veselības kompetences un izglītības nopelns, es pilnībā šim teikumam nepiekrītu. Cilvēki ar sevi strādā zālē, lai uzlabotu gan fiziski, gan psiholoģiski un daudzi ārsti iesaka nodarboties ar fitnesu. 
  • afbeelding van Marija =)
    Normal 0 false false false LV X-NONE X-NONE

    Iedzīvotāju priekšstati par rūpēm par veselību un tās ietekmējošiem DZK faktoriem tika pētīti projekta “Dzīves kvalitāte Latvijā” ietvaros. Kā liecina Tautas attīstības pārskata kvantitatīvās aptaujas dati, atbildot uz jautājumu par ikdienas veselības paradumiem, 19% respondentu atzina, ka savas veselības labā nedara neko. Arī iedzīvotāju interviju kvalitatīvie dati parāda: lai gan veselība itin bieži tiek uzskatīta par vienu no galvenajam vērtībām, tai nereti neatrodas vieta starp galvenajām ikdienas prioritātēm. Par svarīgākiem mērķiem tiek uzskatīts darbs un naudas pelnīšana, mājas darbi, rūpes par ģimeni un radiniekiem, izglītība utt. Veselība prioritāšu uzskaitījumā parādās reti, turklāt tiek minētas ne tikai rūpes pašam par savu veselību, bet arī rūpes par tuvinieku un mājdzīvnieku veselību.

    Situācijā, kad skolēnu fiziskā sagatavotība jau gadiem iet uz leju, bet liekais svars uz augšu, inovācijas un reformas sporta nozarē un skolas sporta stundās ir kliedzoša nepieciešamība.

    Vai fitnesa uzplaukums ar tā pazīstamajām izpausmes formām, kā krosfits, vingrošana un skriešana, ir veselības pētnieku un pedagogu smagā darba rezultāts?

    Nodarbojoties ar fitnesu svarīgi zināt kā strādā tavs organisms un ir ne viens gadījums pierādošs, ka nepieciešams nodarboties ar zinātāja pedagogu- treneri….  Vingrinājumi. Pareizāk sakot, to izvēle, izpildījuma tehnikas kontrole, un vispār vingrinājuma teorētiskā pamatojuma apzināšanās. Jo, ticiet vai nē, bet pārzināt vingrinājumu visās niansēs un prast to pielietot ir gana sarežģīti.