chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE - Elektroniczna platforma na rzecz uczenia się dorosłych w Europie

Resource

La calculadora científica como recurso didáctico para la Educación de Adultos

Språk: ES

Posted by Ana Guerrero

La primera herramienta que el hombre utilizó para ayudarse con aquellos cálculos que resultaban repetitivos fue el ábaco hace unos 5000 años, se conservan vestigios babilónicos formados por una tabla recubierta de arena finísima sobre la cual se marcaba con un estilete las cifras. Los ábacos posteriores eran un simple marco de madera, unos cuantas barras y unas cuencas de madera bastaban para construir un preciso artilugio que, sin necesidad de ningún tipo de energía, salvo nuestra motricidad, podía realizar complicados cálculos. Los ábacos han sido usados durante siglos, incluso antes de la llegada de los numerales indo-árabes, y aún siguen siendo utilizado en Japón, China, la India y la Europa Oriental. Actualmente, en muchas escuelas y casas existe un ábaco y es utilizado de una forma didáctica, es decir, para facilitar la comprensión de las operaciones aritméticas.

El filósofo y matemático francés Blaise Pascal (1623-1662) inventó un nuevo aparato que se bautizó con el nombre pascalina. La máquina podía sumar y restar de una manera mecánica. Se cuenta que el padre de Pascal era recaudador de impuestos del rey y que su hijo quiso construir una herramienta para ayudarle en su trabajo. Como sucede a veces con los avances tecnológicos la pascalina no contó con la aceptación de los contables. Estos prefirieron seguir sus costumbres tanto por rutina como por temor a ser relegados por la nueva máquina. Además, los empresarios no veían ventajoso comprar una cara máquina cuando los empleados podían hacer el trabajo manualmente y a muy bajo precio.

Desde la pascalina hasta nuestras pequeñas y económicas calculadoras que todos tenemos por casa o en el trabajo, han pasado más de 300 años. Ha hecho falta un gran desarrollo tecnológico para llegar a la “sencilla” versión que todos conocemos.  A pesar de su bajo coste, su fácil transporte y su ahorro de trabajo, las calculadoras en las aulas siguen siendo objetos non gratos.

Los motivos más escuchados son que impiden el cálculo mental, que no favorecen la comprensión de las operaciones y que es fácil equivocarse al teclear. Sin embargo, la calculadora científica es una herramienta esencial que facilita el cálculo y dinamiza el aula.

Aprender a usar la calculadora debe ser una parte esencial entre los contenidos que deben impartirse al alumnado en relación con la unidad didáctica de los ámbitos científicos que se desarrolle en cada momento. Permite al alumnado ayudar a mejorar la actitud hacía los cálculos relacionados con la vida cotidiana, permite trabajar con números grandes y pequeños, explorando propiedades numéricas, formulando hipótesis,…

La calculadora científica no es una amenaza sino un elemento clave para motivar y aumentar el interés en las materias del ámbito científico como las matemáticas, la física, … tanto en las actividades, tareas y exámenes posibilitando ahorrar tiempo para practicar cálculos y utilizándolo para explorar y desarrollar nuevos contenidos, retroalimentar aprendizajes y adquirir habilidades para que sepan resolver problemas y aplicar lo aprendido.

Ya decía Santaló (1978): “El mundo está siendo dominado por la informática y los futuros ciudadanos deben estar preparados para entender los complejos mecanismos que la sostienen, mecanismos que eran muy complejos hasta hace pocos años, pero que se van simplifican y van quedando “al alcance de todos” gracias a los progresos de la técnica y de su sostén matemático.”

Luis Antonio Santaló Sors (Gerona, España, 9 de octubre de 1911 – Buenos Aires, Argentina, 23 de noviembre de 2001), más conocido por Luis Santaló, fue un matemático español de fama internacional que se exilió en la Argentina en 1939 al iniciarse la Segunda Guerra Mundial y ser partidario del derrotado bando republicano en España.

La calculadora científica es un medio valioso para aprender, explorar ideas y patrones, desarrollar conceptos y resolver problemas e investigar aplicaciones.

 

Resource Author(s): 
ANA GUERRERO
Publication Date:
Thursday, 13 February, 2020
Language of the document:
Type of resource: 
Articles
Country:
Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn