chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE - Elektroniczna platforma na rzecz uczenia się dorosłych w Europie

Blog

Conociendo a Juan Luis Rincón Ares

16/12/2019
by RAÚL TOLOSA GONZÁLEZ
Språk: ES

Maestro de profesión y de vocación, Juan Luis Rincón Ares dedicó a la docencia treinta y cinco años de su vida, impartiendo clases en el CEPER La Arboleda Perdida hasta su jubilación.

Con más de veinte años de experiencia literaria, ha publicado, entre otros, Cardito de Puchero. Historias de la Educación de Adultos en Andalucía (2008); Cardit@ de Pucher@. Cuando cambiamos el punto y la coma por el punto.com (2014) y la tercera parte de la trilogía de los carditos: Cardito de Puchero III “La pringá”(2019) cuyo nombre se debe a las palabras de su buen amigo Frasco: “No puede haber un buen puchero sin una buena pringá”.

Con estas entregas, el autor pretende poner en valor la Educación de Personas Adultas en Andalucía durante toda su vida como docente.

En el primer cardito recoge las historias, como la de Rosa la Pistola, que ha ido viviendo y asistiendo al aula desde los años ochenta. Son historias que no pretenden hacer cátedra sino que sirven para que nos demos cuenta de la transformación que ha sufrido la Educación Permanente a través de los años. En este sentido, el factor que más ha influido en el cambio de la sociedad andaluza en los últimos treinta años ha sido la incorporación de la mujer al mundo laboral. En palabras del autor: “El río más importante de Andalucía no es el Guadalquivir, es el de mujeres que iban a la escuela”.

En un caldo de puchero, cada persona, de cada lugar o entorno, utiliza los ingredientes que tiene en la despensa, pero la finalidad es la misma en todos ellos. Siempre pensamos que el mejor, el que reconforta más, es el de nuestra madre. De forma similar ocurre con las experiencias de la Educación de Adultos, reconfortan y, las nuestras, se viven más intensamente.

El segundo libro, Cardit@ de Pucher@. Cuando cambiamos el punto y la coma por el punto.com nace por el cambio tecnológico que vivió la sociedad en la que los ordenadores dejaron de ser un artículo de lujo y pasaron a convertirse en una herramienta imprescindible para la búsqueda de empleo, mantenerse informado de las noticias de actualidad o comunicarse con nuestros seres queridos. Juan Luis, se dio cuenta de la incipiente necesidad de su alumnado de actualizarse tecnológicamente y del reto que afrontaban sus alumnos y alumnas tan solo por encender un ordenador. “El primer día que tocó clase de informática, nos teníamos que cambiar de aula y subir hasta la tercera planta. Cuando llegamos arriba me di cuenta de que había perdido a más de la mitad del alumnado por lo que, al cabo de unos días, decidí decirles que dejaran las mochilas en el aula de abajo, quedarme el último y cerrar con llave. Al llegar arriba, había perdido parte del alumnado, se habían metido en el baño… “

Esta y otras historias entrañables y simpáticas como la de la nieta de Rosa la Pistola, Malena, se recogen en esta entrega.

Para terminar la trilogía, el autor nos ofrece una pringá apetitosa y unas últimas tacitas de cardito en forma de historias con forma de relato de alumnos y alumnas que sienten muy suya la escuela y profesorado que lleva toda la vida impartiendo clase mientras que otros docentes llegan novatos a los centros con ideas frescas e innovadoras y una justificada inexperiencia. Se recogen otras maneras de ver la Educación Permanente relacionada con el desarrollo comunitario que nos ha llevado hasta la actualidad, a un camino sin retorno.

Luego, nos ofrece unas croquetas literarias propias con historias como la del armario en disputa o la vaquilla justiciera, anécdotas que le ocurrieron durante sus años en el CEPER La Arboleda Perdida. Además, se sirven unas croquetas en primera persona ofrecidas por amigos y amigas.

Para terminar, la ropavieja es una retahíla de reflexiones y recuerdos que a veces se desordenan o se repiten porque “nada en esta aventura ha sido lineal ni único”.

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn