chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Pjattaforma Elettronika għat-Tagħlim għall-Adulti fl-Ewropa

 
 

Blog

5 motivos por los que se necesita reforzar los vínculos entre la sociedad civil y el aprendizaje en el lugar de trabajo

21/07/2016
minn Eva ALOS MELCHOR
Lingwa: ES
Document available also in: EN FR DE PL IT ET HU NL

Andrew McCoshan analiza un informe reciente sobre los pros y los contras de distintas formas de aprendizaje de adultos y plantea preguntas importantes relacionadas con el papel de la sociedad civil en el aprendizaje en el lugar de trabajo.

La mayor parte del aprendizaje de adultos (sea formal, no formal o informal) se produce en el lugar de trabajo. Hasta ahí, todo claro. Pero más allá de ese punto hay que reconocer que tenemos conocimientos fragmentarios. El Gobierno del Reino Unido encargó al Institute for Employment Studies un informe de reciente publicación que ayuda a rellenar algunos de los huecos que existen en dichos conocimientos. De este informe se pueden extraer algunas reflexiones interesantes acerca del papel del tercer sector:

1. En Inglaterra, los empleadores invierten notablemente en el aprendizaje de adultos, pero la magnitud de la inversión puede variar de manera acusada: los costes directos de la formación en que incurren los empleadores (es decir, los honorarios abonados a los proveedores externos de formación y los costes de administrar centros de formación) superan los 6 000 millones de euros al año, mientras que el gasto gubernamental en el desarrollo de las destrezas de los adultos gira en torno a 3 600 millones de euros. Pero se observan variaciones a nivel regional en el gasto de los empleadores de entre 350 y 585 euros por empleado formado. Se aprecian también variaciones sectoriales; así, el gasto de los empleadores es elevado en el sector de los servicios, sobre todo en los cuidados y el ocio. Sus decisiones relativas a formación también benefician más a personas con grados superiores y a técnicos medios.

2. Sorprende ver hasta qué punto la formación financiada e impartida por los empleadores, el Gobierno y la sociedad civil es complementaria.
 

  • Así, buena parte de la formación sufragada por los empleadores es específica de la empresa, sea para nuevos empleados o para cumplir requisitos legislativos, como es el caso de los primeros auxilios, la salud y la seguridad.
  • En cambio, la impartición de formación a cargo del Gobierno suele cubrir lagunas existentes en el mercado —formación conducente a una cualificación— que afectan a adultos con baja cualificación.
  • La sociedad civil (o el «aprendizaje comunitario», usando el término empleado en el informe) cumple una función clave en cuanto a cubrir las necesidades de los adultos de grupos de población con baja cualificación relativas al aprendizaje fuera de los programas formales, esto es, un aprendizaje que puede ayudarles a aumentar su autoestima y darles un rumbo en la vida, y también a solventar cuestiones básicas como gestionar las finanzas personales. En el tercer sector el aprendizaje va dirigido a una mayor proporción de mujeres y a personas sin cualificación alguna.
     

Cabe preguntarse si podría hacerse algo más para promover un mejor encaje entre los empleadores y la sociedad civil —promoviendo la eficacia— en lo que concierne al aprendizaje en el lugar de trabajo.

 

3. Ciertamente, el aprendizaje comunitario podría respaldar de manera más activa el aprendizaje en el lugar de trabajo si se le diera una mayor preponderancia en las políticas. Según señala el mencionado informe, en los registros oficiales de Inglaterra hay inscritas más de dos millares de entidades benéficas y organizaciones de voluntarios que incluyen en su ámbito de actividades, en mayor o menor medida, la educación y la formación. Pero, sencillamente, no sabemos lo suficiente sobre lo que hacen, y aún menos sobre los posibles beneficios en el lugar de trabajo. En el informe llama la atención que la investigación sobre el aprendizaje en el lugar de trabajo y la formación de aprendices esté más centrada en los beneficios económicos y para el mercado laboral. Además, la investigación sobre el aprendizaje comunitario está más centrada en la repercusión sobre los niños y las familias, y mucho menos centrada en las ventajas del aprendizaje comunitario para el mercado laboral.

4. Al mismo tiempo se sabe que, aparte de los efectos positivos sobre los niños y las familias, el aprendizaje comunitario genera beneficios en el mercado laboral, por ejemplo una mayor remuneración, promociones y nuevas responsabilidades en el trabajo. Si bien el informe indica que estos beneficios suelen ser «pequeños o moderados», el aprendizaje en el tercer sector también eleva las aspiraciones y aumenta la confianza. Estos aspectos pueden ser fundamentales para que se incremente el aprendizaje formal en el lugar de trabajo.

5. Debemos estudiar más a fondo la forma de sacar provecho de las posibles sinergias entre empleadores, sociedad civil y Gobierno. Podemos plantearnos si la sociedad civil podría ayudar a los alumnos a desarrollar sus competencias básicas como piedra angular de un aprendizaje en el trabajo relevante para el empleo, y no de forma indirecta y fortuita, como suele ocurrir actualmente. Este aprendizaje podría poseer un valor especial en aquellas ocupaciones elementales en las que la inversión de los empleadores en formación suele ser baja. Esta es una actividad que ya tiene lugar entre los desempleados, aunque en muchos casos no de forma sistemática. En cambio, quienes están empleados y tienen baja cualificación suelen quedar al margen del aprendizaje de adultos.

___________________

Andrew McCoshan trabaja en el sector de la educación y la formación desde hace más de veinticinco años. Durante los últimos diez años se ha especializado en estudios de desarrollo de políticas y evaluaciones para la UE, y anteriormente fue consultor en el Reino Unido. Andrew es actualmente consultor independiente, experto del ECVET para el Reino Unido y miembro del Grupo de Investigación sobre Educación y Patronal del Reino Unido.

 

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Qed jintwerew 1 - 3 minn 3
  • Nik Lippens's picture

    Hi

    I'm a teacher in second chance education for adults and have developped a project that links adult learning with civil society. The pilot of this project started january 2016 and as of september we are deploying the project further in Flanders (Belgium) with the help of several Belgian institutions. The project is called 'Goed bezig!' (more info in dutch on www.facebook.com/jebentgoedbezig). We are also working together with Give a day (www.giveaday.be). They are developping an online platform to bring volunteers and civil organisations together. They will be tweeking their platform to bring adult learning and civil society together through volunteer (and workplace) learning. My students needs to do research on civil organisations and hand out a quality label, stating that what they are doing is a real asset to society. As a reward my students (under my guidence) organise an event, fundraising or help out as a volunteer at the organisation. Our pilot program is very promissing for our students and the organisations! And is also very rewarding for me as a teacher and coach (and also for the school)! In the near future we hope to work together with other European countries to introduce our project! Don't hesitate to contact me if you would like more information or if you would like to participate: nik.lippens@gmail.com! Kind regards! Nik.

  • Maria Jedlińska's picture

    Generalnie, pracodawcom organizującym szkolenia zależy na podnoszeniu „kompetencji twardych” swoich pracowników , czyli rozwijaniu konkretnych umiejętności i wiedzy potrzebnych do wykonywania danej pracy. Mniejszą wagę przywiązuje się do tych „miękkich”, mających związek z psychiką i umiejętnościami społecznymi (sprawne zarządzanie sobą i swoją pracą, zdolność do motywowania samego siebie, zorganizowanie zajęć, zarządzanie czasem, komunikacja miedzyludzka), które są podstawą każdej pracy .

    Tę „lukę edukacyjną” w większości zapełniają organizacje pozarządowe. Często pracownik na własna rękę szuka takich szkoleń.

    Dobrze byłoby więc tworzyć takie strategie edukacyjne, które w sposób kompleksowy łączyłyby oba elementy. Obawiam się jednak, że nie będzie to łatwe. Powodem braku zmiany obecnej sytuacji są z jednej strony ograniczenia finansowe, z drugiej - brak świadomości konieczności wprowadzenia takich zmian.  

  • Simon BROEK's picture

    Nice to see that training funded and provided by employers, government and civil society is complementary. I am not sure this is the case in other European countries.

    I like the idea that instead of seeying adult learning taking place in different silos, a more overarching perspective in taken answering the question: where do adults learn? This also, when there is no overarching policy framework in place.

    Searching for synergies is essential in this! Thanks Andrew for raising this issue.