chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Aikuiskoulutuksen eurooppalainen foorumi

 
 

Blogi

La necesidad como territorio común

22/01/2020
, Cecilio Amores ...
Kieli: ES

Despertar la curiosidad en los niños y niñas de nuestro sistema educativo no es un mal comienzo para todo el que quiere dedicarse a la tarea de enseñar. La curiosidad es el primer paso para la reflexión y el último antes del aprendizaje. Ser curioso es estar despierto a los cambios que nos propone el mundo desde sus millones de formas diferentes. Ser curioso es estar preparado para que el intelecto supere una prueba más de integración y adecuación, no solo al entorno, sino a todo lo que este nos ofrece.

En este sentido, las administraciones no deberían perder esa cualidad en ninguno de los diferentes estamentos y programas en los que esté representada. La administración, en el más amplio sentido de la palabra, debe estar siempre alerta y curiosear constantemente porque de este ejercicio no puede sino salir buenas acciones. Las administraciones curiosas encuentran en el camino de inspección y reconocimiento rincones desconocidos y ayudas. Un barrio desfavorecido puede (y debería) ser un constante fluir de ideas y de ensayos. Donde la vivienda brilla por su ausencia, quizá el papel fundamental de la administración es el estudio y la reflexión, pero también la curiosidad de por qué en ciertas culturas el problema de la vivienda es menos lesivo que en otras y el porqué de que en ciertas culturas haya menos “homeless” que en otras. Incluso no existan.

Hace años que la Administración Educativa de Castilla-La Mancha descubrió que conseguir aprobar el carnet de conducir era prioritario para la independencia y para el desempeño laboral de algunas personas. Descubrió también que algunas de esas personas tenían bastantes problemas a la hora de aprobar el carnet de conducir. Eran personas que claramente necesitaban de una ayuda para poder aprobarlo. Fue entonces cuando la curiosidad puso en marcha al intelecto y consiguió reunir a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes con la Dirección General de Tráfico. De esa reunión surgió un programa específico de coordinación y ayuda, a través de los Centros de Educación para Personas Adultas, que significó la solución para muchas personas.

Hoy en día, y pese a lo avanzado dentro de los parámetros del sistema educativo, seguimos necesitando de este tipo de colaboraciones.

Ser curioso es, a menudo, el mejor de los caminos.

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn