Pasar al contenido principal
Blog
Blog

Lecciones de vida (y marcos de competencia)

Analicemos los distintos marcos de competencias que se han lanzado en los últimos años y cómo pueden ayudar a los educadores de adultos y a los alumno

Life Lessons (and competence frameworks)

En los últimos años se ha intentado definir con más detalle las competencias para el trabajo y la vida y elaborar marcos que sirvan de referencia a educadores, responsables políticos y alumnos.

El más conocido -al menos para los interesados en las políticas europeas de aprendizaje permanente- es el marco de competencias clave. Se presentó originalmente en 2008 y luego se actualizó en 2018.

He aquí un resumen de las principales áreas:

La Recomendación identifica ocho competencias clave necesarias para la realización personal, un estilo de vida saludable y sostenible, la empleabilidad, la ciudadanía activa y la inclusión social:

  • Alfabetización
  • Multilingüismo
  • Competencias numéricas, científicas y de ingeniería
  • Competencias digitales y tecnológicas
  • Habilidades interpersonales y capacidad de adoptar nuevas competencias
  • Ciudadanía activa
  • Espíritu empresarial
  • Conciencia y expresión cultural 

Desde el punto de vista de la educación de adultos, estas competencias son muy útiles, a pesar de que el primer enfoque fue la educación escolar y, por tanto, los niños y los jóvenes. El nuevo marco tiene una fuerte orientación hacia el aprendizaje permanente y, como se puede ver en las competencias, proporcionan un enfoque muy útil para una comprensión más holística de lo que el aprendizaje y la enseñanza pueden (¿deben?) abarcar.

La AEEA, junto con un consorcio de proyectos, ha desarrollado el modelo de habilidades para la vida, que está pensado para ser aplicado e implementado fácilmente. Este es el gráfico que ilustra los componentes:

Life Skills Model

El marco está pensado para ser utilizado de diferentes maneras, entre otras:

  • Auditoría de su oferta: ¿qué ofrece a los alumnos?  ¿Falta algo?
  • Iniciar una conversación con los alumnos: ¿qué significan para ellos las diferentes capacidades?  ¿Qué les gustaría aprender en relación con cada una de ellas?
  • Apoyar la integración de las competencias básicas: garantizar que la alfabetización, la aritmética y las competencias digitales se relacionen con contextos de la vida real.

Hay otras aplicaciones para el marco, e invitamos a todos a hacer uso de él. El marco (probablemente) más completo (LifeComp) ha sido desarrollado por el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea. Durante el desarrollo, se consultó ampliamente a las partes interesadas, lo que fue muy apreciado.

La Comisión Europea lo explica:

Sobre la base de este marco, estas son las nueve habilidades que pueden ayudar a personas de todas las edades a gestionar los retos y cambios en su vida personal y profesional:

  1. Autorregulación: Conciencia y gestión de las emociones, los pensamientos y el comportamiento

  2. Flexibilidad: Capacidad para gestionar las transiciones y la incertidumbre, y para afrontar los retos

  3. El bienestar: Búsqueda de la satisfacción vital, cuidado de la salud física, mental y social, y adopción de un estilo de vida sostenible

  4. Empatía: La comprensión de las emociones, experiencias y valores de otra persona, y la aportación de respuestas adecuadas

  5. Comunicación: Utilización de estrategias de comunicación pertinentes, códigos y herramientas específicas del ámbito en función del contexto y del contenido

  6. Colaboración: Participación en actividades de grupo y trabajo en equipo reconociendo y respetando a los demás

  7. Mentalidad de crecimiento: Creer en el potencial propio y de los demás para aprender y progresar continuamente

  8. Pensamiento crítico: Evaluación de la información y los argumentos para apoyar conclusiones razonadas y desarrollar soluciones innovadoras

  9. Gestionar el aprendizaje: La planificación, organización, seguimiento y revisión del propio aprendizaje

LifeComp

 

Insisten en que estas habilidades pueden enseñarse, y señalan que está destinado a personas de todas las edades.

El Centro Común de Investigación también ha desarrollado un marco de competencias digitales llamado DigComp para la Comisión Europea (tenga en cuenta que han iniciado una actualización que se prevé que esté lista en 2022).

Se han identificado las siguientes áreas:

  1. Alfabetización en información y datos: Articular las necesidades de información, localizar y recuperar datos, información y contenidos digitales. Juzgar la relevancia de la fuente y su contenido. Almacenar, gestionar y organizar datos, información y contenidos digitales.

  2. Comunicación y colaboración: Interactuar, comunicarse y colaborar a través de las tecnologías digitales siendo conscientes de la diversidad cultural y generacional. Participar en la sociedad a través de los servicios digitales públicos y privados y la ciudadanía participativa. Gestionar la propia identidad y reputación digital.

  3. Creación de contenidos digitales: Crear y editar contenidos digitales Mejorar e integrar la información y los contenidos en un cuerpo de conocimientos existente, comprendiendo al mismo tiempo cómo se deben aplicar los derechos de autor y las licencias. Saber dar instrucciones comprensibles para un sistema informático.

  4. Seguridad: Proteger los dispositivos, los contenidos, los datos personales y la privacidad en los entornos digitales. Proteger la salud física y psicológica, y ser consciente de las tecnologías digitales para el bienestar social y la inclusión social. Ser consciente del impacto medioambiental de las tecnologías digitales y de su uso.

  5. Resolución de problemas: Identificar necesidades y problemas, y resolver problemas conceptuales y situaciones problemáticas en entornos digitales. Utilizar herramientas digitales para innovar procesos y productos. Estar al día de la evolución digital.

Cada una de las áreas tiene una serie de dimensiones y modelos de competencia, así que eche un vistazo al sitio web de la CE para obtener más información.

Hay una cuestión que hay que destacar como advertencia: estos marcos no deben ser prescriptivos. Son una base para la reflexión, una ayuda para los profesores y formadores, una base útil para un portafolio de validación, pero no como un plan de estudios donde se comprueban las diferentes competencias. Podría decirse que el marco DigComp es el que más se acerca a un plan de estudios y, por tanto, puede considerarse como tal].

Estos diferentes modelos demuestran el paso a los resultados del aprendizaje, ya que se da más importancia a las competencias adquiridas que a la certificación de un itinerario formal. Esto es una buena noticia para quienes defienden el aprendizaje no formal e informal, ya que es probable que muchas de las competencias identificadas se hayan aprendido en estos contextos. Pueden ser especialmente importantes para las personas con escasas competencias básicas, ya que es probable que hayan adquirido muchas otras competencias en su vida y los marcos podrían ser una verdadera ayuda para aumentar su confianza en sí mismos. Hay otros usos que se pueden considerar: pueden ser útiles para que los empresarios definan qué competencias (además de las técnicas), así como para los solicitantes de empleo y los empleados que quieran reflexionar sobre sus respectivas competencias.

Ahora te toca a ti: ¿qué opinas de estos marcos y su enfoque? ¿Te parecen útiles? ¿Son redundantes? ¿Trabajas con ellos? Háganos saber su opinión en los comentarios.

Login (10)

¿Quieres otro idioma?

Este documento también está disponible en otros idiomas. Por favor, selecciona un de abajo.

Want to write a blog post ?

Don't hesitate to do so! Click the link below and start posting a new article!

Últimos debates

¿Es posible una nueva metodología de formación online para desempleados con discapacidad?

El proyecto europeo LABOTRANS así lo ha testado. Abrimos debate a raiz de la JORNADAS “INNOVACIÓN EN E-LEARNING PARA LA INSERCIÓN LABORAL DE DESEMPLEADOS CON DISCAPACIDAD”

Más