chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

Validación para adultos con bajas cualificaciones: once recomendaciones

07/04/2017
by Gina Ebner
Idioma: ES
Document available also in: EN IT ET FI PL HU LT DE FR BG HR CS

Los días 28 y 29 de noviembre de 2016, Cedefop organizó un congreso sobre cómo visibilizar el aprendizaje. El congreso se celebró en Salónica y en él participación más de doscientas personas. Una amplia gama de agentes interesados asistieron al evento, desde gente que trabaja con refugiados a investigadores y políticos. Gina Ebner, coordinadora temática en materia de apoyo al alumno, fue la ponente en uno de los talleres sobre validación para adultos con bajas cualificaciones. En esta entrada del blog presenta las ideas y mensajes clave del debate.

 

El taller sobre validación para adultos con bajas cualificaciones se puso en marcha con una presentación del sistema de validación portugués y un vídeo sobre la historia de Idalina, una mujer parada con experiencia en el sector textil que acabó por gestionar su propio gabinete jurídico gracias a la validación. El vídeo resultó idóneo para poner en marcha el taller al relacionar el debate con ejemplos concretos. Mostró que la validación no solo trata solo sobre teorías, sino que es capaz de cambiar la vida de la gente.

 

 

Tras una sesión introductoria, se trabajó en los temas siguientes:

  • ¿Qué hacer con las competencias blandas?
  • ¿Qué competencias es necesario evaluar o examinar para validar los conocimientos de una persona?
  • ¿Quién se hace cargo de las cuestiones económicas?
  • ¿Cómo reforzar la educación de adultos no formal en los sistemas de validación?
  • ¿Qué hay que hacer para que la gente quiera que se validen sus capacidades?

Estas preguntas permitieron abordar varios temas, como por ejemplo la necesidad de comprender las competencias básicas en mayor medida (deberíamos considerarlas competencias vitales en lugar de básicas), la necesidad de dar a conocer el tema en todas las escalas y la necesidad de cooperar más. El debate versó en gran medida sobre el «examen» de los adultos. El grupo convino en que es recomendable evitar los exámenes de tipo escolar en adultos con bajas cualificaciones. Existen distintos métodos de evaluación más adecuados, como las conversaciones o la elaboración de carteras de trabajos. Un factor importante fue también el refuerzo de la confianza en sí mismo.

Los participantes acordaron también que hoy en día las competencias blandas están adquiriendo importancia, sobre todo para los empleadores. Por esta razón es necesario ir más allá de las competencias técnicas y básicas. No obstante, los asistentes también mencionaron la presencia de posibles peligros y que la validación no debería basarse en exámenes de personalidad o psicométricos.

Otra pregunta clave trató sobre dinero, esto es, ¿quién paga qué? Las opiniones fueron variadas, pero se alcanzó cierto consenso en torno a un sistema de gastos compartidos. El colectivo de empleadores se mencionó como uno de los grupos beneficiarios y por tanto debería contribuir a sufragar los costes de la validación. No obstante, el grupo de debate acordó que, en el caso específico de los adultos con bajas cualificaciones, el procedimiento de validación debería ser gratuito o tan asequible como fuera posible, siendo la administración el organismo principal que sustente la carga.

El grupo que debatió la forma de convencer a la gente de la necesidad de la validación señaló también la necesidad de aumentar la concienciación (valiéndose de distintos medios, como el vídeo antes mencionado), la utilización de modelos y las actividades de divulgación destinadas a distintos grupos objetivo.

Por último se acordaron once recomendaciones:

  1. Es necesario realizar una labor más intensa de concienciación, por ejemplo mediante campañas informativas, sobre todo a través de relatos personales de alumnos. Algunos de estos alumnos pueden ser embajadores y servir como modelos. Existen muchos argumentos positivos, que no solo muestran el efecto sobre la persona, sino también cómo se hace extensible a sus familias.
  2. Los programas de divulgación que abordan y disipan los miedos y los obstáculos son más que recomendables.
  3. El apoyo de las instituciones locales es necesario, por ejemplo mediante el ofrecimiento de directrices y consejos. En muchas circunstancias resulta útil relacionar la validación y el aprendizaje con otras políticas, por ejemplo el apoyo social, pero también las sanitarias.
  4. En el sistema deben incluirse personas muy cualificadas (consejeros, etc.)
  5. Es necesario el compromiso de la administración, los empleadores y todas las demás partes interesadas. De hecho, una estructura de gobernanza operativa es una base importante para el correcto funcionamiento del sistema. Esta estructura de gobernanza también ha de ser transparente y comprensible.
  6. Alguien debe responsabilizarse de los adultos con bajas cualificaciones (por si el punto anterior no lo explicitó con la claridad suficiente). El grupo incidió en que las iniciativas dirigidas a personas con competencias básicas bajas no suelen alcanzar sus objetivos debido a la dilución de responsabilidades.
  7. La garantía de calidad es un componente clave, pues genera confianza. Debe formar parte del marco jurídico y de la evaluación.
  8. Para lograr el éxito de la evaluación, es necesario equilibrar los sectores informal, no formal y formal. Las partes interesadas de cada sector deben estar en igualdad, en concreto aquellas que trabajan y representan a adultos con bajas cualificaciones.
  9. Implicar a todos en el debate y crear un acuerdo sobre el valor de la validación y su implementación, y al mismo tiempo dar prioridad al acercamiento a los adultos con bajas cualificaciones.
  10. La coordinación política es un reto especialmente complicado que debe abordarse cuanto antes. Hay mucho trabajo adelantado de forma aislada en distintos sectores específicos, pero no se ha hecho lo suficiente en materia de cooperación. Para que funcionen los sistemas de validación se debe romper ese aislamiento.
  11. Los datos longitudinales son importantes para medir éxitos, fracasos, impactos y beneficios.

 

Gina Ebner es la secretaria general de la Asociación Europea para la Educación de Adultos (EAEA) y también coordinadora temática de EPALE en materia de apoyo al alumno.

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 1 al 1
  • Imagen de Roseline Le Squère

    Thank you very much for this really interesting blog.

    Validation is a tool for future. Validation is a tool to help at the development of the adult education.

    I am interested to have more details about the recommandation n° 4 : Highly skilled people need to work in the system (counsellors etc.).

    Thank you.

    Roseline Le Squère, french expert EPALE - University of South Brittany, France