chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE - Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

Blog

Enseñanza de conocimientos tecnológicos básicos a adultos: la lección del "Challenge Fund"

16/12/2015
por Jodie Crossley
Idioma: ES
Document available also in: EN FR DE IT PL

/es/file/shutterstock200563535jpg-1shutterstock_200563535.jpg

El acceso a Internet, y lo que es más importante, los conocimientos para utilizarlo, es algo que muchos damos por sentado en esta era digital. Sin embargo, más de alguno se sorprenderá al saber que, en Escocia, alrededor de 800.000 adultos no tienen los conocimientos tecnológicos mínimos que exige nuestro mundo moderno.

¿Pero a qué nos referimos cuando hablamos de conocimientos tecnológicos básicos? Según la definición de Go ON UK, los conocimientos tecnológicos básicos se dividirían en 5 áreas fundamentales:

  • Gestión de la información;
  • Comunicación;
  • Interacción;
  • Resolución de problemas;
  • Creación.

Entre otras cosas, en estos conocimientos se incluirían la seguridad en Internet, el uso del correo electrónico y las redes sociales, la compra por Internet, la introducción de datos en formularios online y la creación de documentos de texto. Es decir, los conocimientos básicos necesarios para que una persona sea capaz de desenvolverse en el creciente universo digital, y especialmente en el laboral.

Desde 2013, el Consejo Escocés para Organizaciones Voluntarias, con el apoyo del Gobierno escocés, ha venido conduciendo un ambicioso programa destinado a colmar la brecha tecnológica existente en el país. Así, a través de iniciativas como nuestra Digital Participation Charter y el Challenge Fund, hemos podido reunir a distintas organizaciones y compartir recursos para luchar contra la exclusión tecnológica, apoyando al mismo tiempo pequeños proyectos sobre el terreno en la misma dirección.

Desde diciembre de 2014 hemos administrado dos fases del Challenge Fund, apoyando proyectos de inclusión tecnológica en Escocia, y pronto dará comienzo una tercera fase. Pero antes de estas tres fases, identificamos cuatro grupos de adultos prioritarios, destacados como especialmente excluidos desde el punto de vista tecnológico, a los que quisiéramos incluir en los proyectos de inclusión. Se trataría de personas mayores, discapacitadas, grupos minoritarios étnicos y los solicitantes de prestaciones (incluidas las que buscan empleo).

He aquí un par de ejemplos de los grupos a los que dedicamos nuestras actividades:

Flourish House

Flourish House es una organización benéfica con sede en Glasgow, cuyo objetivo es ayudar a las personas con problemas de salud mental a marcar una meta en sus vidas. Así, desde principios del mes de mayo, asisten a clases de informática en las que se les dan nociones de seguridad en Internet o se les enseña a utilizar Ebay o un smartphone. La novedad de Flourish House radica en la variada y comprometida manera de enseñar la tecnología, poniendo las necesidades del usuario en el centro de interés.

Centro de Estudios Nórdicos

El Centro de Estudios Nórdicos trabaja con personas mayores de las comunidades de Orkney y Shetland, dándoles conocimientos tecnológicos a través de una aplicación llamada Fieldtrip GB. La aplicación les permite grabar nombres e historias relacionados con lugares de su comunidad local. Se trata de un proyecto innovador, en el que los participantes captan sus recuerdos en Internet, a la vez que se les enseñan nociones tecnológicas básicas.

La administración del Challenge Fund ha sido, pues, una magnífica experiencia de aprendizaje, pero si algo hemos de destacar de las fases 1 y 2, es definitivamente la importancia de la innovación y de la variedad en la enseñanza de la tecnología a los adultos. Los proyectos son mucho más eficaces cuando se centran en lo que realmente importa a las personas a las que van dirigidos, ya sea enseñándoles a utilizar un smartphone o tableta, o a solicitar prestaciones online. Y, para aquellas personas que no acaban de atreverse del todo a aventurarse en la red, puede bastar cualquier cosa que les enganche, algo que les apasione, como buscar o grabar información sobre la historia de su localidad, para animarles a dar esos primeros y cruciales pasos en el mundo digital.

Rebecca Stafford es la responsable del apoyo al equipo de enseñanza tecnológica del Consejo Escocés para Organizaciones Voluntarias (SCVO, por sus siglas en inglés) en la implementación de su programa de participación digital en Escocia, y en particular en el desarrollo del Challenge Fund.

 

 

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn Share on email
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 2 al 2
  • Imagen de Giuseppina Raso

    Inclusione digitale = inclusione  sociale? questa è, secondo me la  domanda del ventunesimo secolo e di cui conosciamo già la risposta. In Italia, e suppongo anche nel resto d'Europa, tutti i giorni leggiamo comunicati stampa dei nostri governanti che ci aggiornano sui nuovi servizi della rete. La banda larga è sempre pù diffusa, i servizi on line aumentano quotidianamente:  in banca, al comune, in ospedale. Non si fanno più code, basta aprire il pc di casa. Straordinario! Ma se sono una persona anziana e non ho mai usato un computer?  La Scozia ha istituito la Digital Partecipation Charter, e l'Italia? Niente! Niente! Niente!  Da qualche tempo ho cominciato a organizzare, nei limiti delle mie possibilità come presidente del centro di Educazione Permanente Università delle LiberEtà, dei corsi a basso costo e, quando possibile, anche gratuiti. Ma è una goccia nel mare!  Non è un'associazione che può risolvere un problema di così grande e grave portata. Intanto il digital divide si fa sempre più largo: ci sono sempre più giovani nativi digitali, sempre più anziani che cominciano  a non capire neanche i media classici, tutti infarciti di termini quali banda larga, app, messenger, twitter, FaceBook e ... go on.

  • Imagen de Aurélia Chaise

    Grazie per questo esempio Giuseppina! La invito a leggere questo bellissimo articolo di Aaron Rajania che spiega perchè l’apprendimento per le persone più anziane deve andare al di là delle qualifiche /it/blog/why-learning-older-people-needs-look-beyond-qualifications .

    Distinti saluti,

    Aurélia