Pasar al contenido principal
Blog
Blog

Responsabilidad parental 2.0

Nuestros niños son “nativos digitales”, se sienten como “pez en el agua” en el mundo tic. Es nuestra responsabilidad acompañarles y guiarles.

teclado

 

Nuestros niños son “nativos digitales”, se sienten como “pez en el agua” en el mundo tic. Pero son muchos los peligros con los que se pueden encontrar. Es nuestra responsabilidad acompañarles, protegerles y guiarles.

 

LOOOL, XD, ; ), : 0, “haz un click”, “se ha quedado colgado”, “twittear”, “meme”, “correo spam”, “alias”, “password”, estas y muchas otras expresiones se han convertido en algo cotidiano para nosotros.Esto ha acarreado tras de sí una escasez lingüística que, sobre todo los más jóvenes, hacen extensiva a otros ámbitos de su vida y a la que, poco a poco nos vamos acostumbrando sin querer.

 

Este y otros muchos cambios son a los que tiene que enfrentarse nuestra sociedad. En algunos casos se adoptan estilos de vida tan diferentes que incluso pueden afectar a la salud. Enfermedades como la miopía que se agrava en niños cada vez más pequeños o la vida sedentaria, que provoca problemas de obesidad en personas cada vez más jóvenes. Junto a éstas aparecen nuevas enfermedades físicas como el estrés visual, que es un problema que aqueja a la vista cuando nuestros ojos pasan mucho tiempo centrados en objetos cercanos. 

Si hablamos de problemas psicológicos la lista es bien larga. El más habitual es el de la dependencia tecnológica que se produce sobre todo en adolescentes; o también nomofobia, que es el miedo irracional que sienten los usuarios a no disponer de teléfono móvil, bien porque se lo han dejado en casa, se les ha gastado la batería, se encuentran fuera de cobertura, agotaron el sado, se lo robaron o simplemente se les estropeó. Otra es el cibermareo, que es una reacción física desfavorable producida por el uso de tecnologías de realidad virtual.

Otros son los tipos de problemas que afectan al comportamiento social Por ejemplo la cibercondría o hipocondría digital, que consiste en la búsqueda obsesiva de información sobre salud en internet para comprobar si los síntomas que tiene o cree tener, se deben a una enfermedad grave. El síndrome de hikikomori, psicopatología que se produce cuando una persona busca el aislamiento social durante meses. 

Todas ellas se recogen bajo el nombre genérico de tecnopatías o enfermedades 2.0., derivadas del mal uso de las nuevas tecnologías. Y si no estamos vigilantes convertirán a nuestros pequeños en personas antisociales, conduciéndoles a una vida solitaria e infeliz. 

 

La mejor manera de afrontar un problema de tal dimensión es a través de la educación. Mucho se habla de la brecha digital que existe en nuestra sociedad actual, pero esa brecha se acentúa ya desde el entorno de la misma familia. Pues cada vez es mayor la diferencia entre lo que saben los padres y lo que saben los hijos acerca de dispositivos, aplicaciones y redes sociales, es decir en lo que a tecnología, redes sociales e internet se refiere. 

Nuestros estudiantes e hijos son “nativos digitales”. Conviven entre estos entornos tecnológicos cada vez de forma más prematura, se sienten como “pez en el agua” en ellos. Pero son muchos los peligros con los que se pueden encontrar. Pensemos en las noticias que a veces escuchamos sobre ciberacoso, sexting, grooming...Estos y muchos más son riesgos a los que están expuestos niños y jóvenes cuando interactúan en internet

Sin embargo, la solución no es apartarlos del peligro, sino hacerles conocedores de las incalculables ventajas que les ofrece internet y no solo de entretenimiento, sino de aprendizaje personal y profesional, generando oportunidades que pueden cambiar su estilo de vida o incluso el rumbo de ella.

¡Vamos a animarles para que aprovechen lo mejor de internet! Es nuestra responsabilidad mantenernos actualizados e ir por delante de ellos, para acompañarles, guiarles, protegerles, educarles y advertirles de los peligros como si de un entorno físico se tratara.

Terrible es el error que generalmente cometemos al asumir que ellos saben más que nosotros y dejarles a su albedrío. 

 

“En el pasado, eras lo que tenías ahora eres lo que compartes.” Godfried Bogaard.

Es muy importante añadir a nuestra mochila de aprendizaje y a la suya, contenidos como ciberseguridad, aprendiendo así a proteger su privacidad; o el significado de netiqueta, que son normas de comportamiento que deben conocer y aplicar cuando entren en internet. Y la más importante de todas, saber que pueden “pedir ayuda”.

Como padres y educadores no olvidemos fomentar en ellos el espíritu crítico ante cualquier información que les llegue a través de la red, así como el sentido común para ser empático y prevenir conflictos en línea.  Saber que lo que comparten en las redes sociales, tanto de sí mismo como de otros, tendrá una repercusión directa en su vida actual y futura.

Actualmente nuestra identidad se divide en dos, una identidad real o física y una identidad digital que es toda la información que aparece sobre una persona en internet. Siendo muy conscientes de que debemos cuidar el aspecto físico, de igual manera haremos lo mismo con nuestro “yo digital”, ya que es una extensión de nosotros mismos y todo lo que hagamos y compartamos en las redes afectará en nuestra vida real. Lo ideal es que ambas identidades coincidan.

 

El mejor consejo que podemos darles, es que construyan su identidad digital conscientes de su futuro desarrollo personal y profesional, y que mantengan en la red una actitud abierta y participativa pero siempre crítica y responsable.

 

Login (0)

Want to write a blog post ?

Don't hesitate to do so! Click the link below and start posting a new article!

Últimos debates

¿Es posible una nueva metodología de formación online para desempleados con discapacidad?

El proyecto europeo LABOTRANS así lo ha testado. Abrimos debate a raiz de la JORNADAS “INNOVACIÓN EN E-LEARNING PARA LA INSERCIÓN LABORAL DE DESEMPLEADOS CON DISCAPACIDAD”

Más