Pasar al contenido principal
Blog
Blog

La enseñanza online: ¿coger el toro por los cuernos? (Primera parte)

A lo largo de los últimos diez años, el impacto de la revolución digital en la educación superior ha sido extraordinario. Es más, puede incluso afirmarse que nunca en la historia el campo de la educación se ha experimentado un impulso tan potente como el que ha provocado la prestación de servicios online.

 

A lo largo de los últimos diez años, el impacto de la revolución digital en la educación superior ha sido extraordinario. Es más, puede incluso afirmarse que nunca en la historia el campo de la educación se ha experimentado un impulso tan potente como el que ha provocado la prestación de servicios online. Cierto es que las anteriores tecnologías iban dirigidas a mejorar los procesos de enseñanza, proporcionar material docente, cotejar las respuestas de los alumnos, aportar transparencia a los procedimientos de evaluación y fomentar el intercambio de buenas prácticas, por ejemplo. Pero las nuevas tecnologías han hecho esto y mucho más, no en vano la revolución digital ha engendrado un debate universal entre profesionales en todos y cada uno de los niveles de la profesión, un debate que se ha visto impulsado por un mar de reacciones, desde lo emocional hasta lo racional, desde lo filosófico hasta lo práctico, y desde lo presupuestario hasta lo irrazonable. No es extraño, por tanto, que los educadores se alineen en posiciones que van desde la aceptación entusiasta de lo que puede percibirse como una oportunidad, hasta el temor abyecto a la posibilidad de aventurarse en los servicios online.

Quizá sea el bajo perfil de esta "revolución" lo que la haya hecho más generalizada que dinámica.

Básicamente, hemos dejado que los servicios online se infiltren en nuestras instituciones poco a poco, más por casualidad que otra cosa. Podría argumentarse que la introducción de los servicios online se debe concretamente, grosso modo, por un lado a quienes han reconocido el poder de la tecnología para facilitar el cambio positivo, y, por otro, a aquellos a quienes les guía el deseo de aumentar el número de matrículas ahorrándose las infraestructuras físicas. Pero ninguna de las dos partes ha reconocido los inconvenientes potenciales a medio y largo plazo. Por tanto, lo que se ha logrado es crear, entre los profesionales de la docencia, un ambiente tanto de excitación como de incertidumbre, especialmente en torno al tema de la eternamente cambiante pedagogía que, a la postre, será la base de la enseñanza online.

Pocos dudan de que el uso de las tecnologías digitales en la educación ha introducido factores hasta ahora inimaginables en el debate en torno a lo que constituye una experiencia educativa efectiva. Dichos factores incluyen consideraciones prácticas, como el nivel de competencias técnicas necesario para interactuar con las iteraciones más apropiadas de la tecnología de la información, pero es igualmente necesario contar con la participación del profesional propiamente dicho a un nivel más subjetivo, cosa que puede afectar directamente a la percepción de sí mismo como educador profesional.

Es concebible que, por primera vez desde su incorporación a la profesión, los educadores deban cuestionarse realmente tanto a sí mismos como sus prácticas, y obtener respuestas relativas a su filosofía de enseñanza, su ética profesional y sus valores personales. Como posible consecuencia de esta reevaluación, los educadores no solo serán requeridos para abordar cuestiones abstractas susceptibles de influir en su filosofía educativa, sino también para ver cómo aplicar los resultados de esta revisión en su metodología docente.

En esencia, el efecto de la aplicación de estas nuevas tecnologías en la provisión de programas educativos podría ser radical y exhaustivo, y, en tal caso, requerirá un enfoque totalmente nuevo de lo que hacemos, de cómo lo hacemos y de lo que pretendemos lograr.Sin embargo, la oportunidad que nos presenta este nuevo y desafiante mundo digital queda oculta por el grado de sospecha que provoca.

Pocas veces se adoptan ideas radicales de manera indiscriminada. Por ello, la introducción de cursos, evaluaciones y soportes digitales en nuestras instituciones educativas ha sido fragmentada y gradual. Y es que, para incorporar servicios online en las infraestructuras y metodologías existentes –las que determinan y se ven determinadas por la práctica actual–, ha sido necesario un compromiso. El resultado ha sido la introducción de los cursos online masivos y abiertos, de diversas formas de aprendizaje y sistemas de evaluación por casillas multiopción online. ¿Son estos meros ejemplos de formas de apaciguamiento destinadas a aplacar a quienes cuestionan la veracidad del modelo online puro, un medio educativo que tiene el poder de revolucionar la enseñanza y el aprendizaje? Tal vez, pero, aunque existen pocas dudas de que nos encaminamos hacia la aceptación generalizada del modelo total online, y de que llegará el momento en que este se alterne con la enseñanza presencial como metodología alternativa de igual estatus, por el momento estamos en un periodo de transición.

Si desea leer el artículo completo, haga clic aquí.

Michael Stewart cuenta con una amplia experiencia como escritor, director y proveedor de programas educativos en multitud de medios. Más recientemente, como miembro del equipo directivo y administrativo del Interactive Design Institute (IDI), Michael ha desempeñado numerosas funciones, entre las que se incluyen el desarrollo de una pedagogía para servicios online, la redacción y edición de material para cursos online, desarrollo comercial nacional e internacional, o la elaboración de materiales de recursos y su vinculación con organismos externos como Scottish Enterprise, Scottish Development International y el accionariado del IDI.

 

 

Login (1)

¿Quieres otro idioma?

Este documento también está disponible en otros idiomas. Por favor, selecciona un de abajo.

Want to write a blog post ?

Don't hesitate to do so! Click the link below and start posting a new article!

Últimos debates

Enfoques temáticos de la EPALE 2021. ¡Empecemos!

Os invitamos a enriquecer con vuestras aportaciones y conocimientos lo que va a ser un año intenso. Empecemos por participar en este debate en línea. El debate en línea tendrá lugar el martes 9 de marzo de 2021 de 10 a 16 horas CET. La discusión escrita será introducida por un directo con una introducción a los focos temáticos de 2021, y será presentada por Gina Ebner y Aleksandra Kozyra de la AEEA en nombre del Consejo Editorial del EPALE.

Más

Discusión de EPALE: Aprendizaje mixto en la educación de adultos

En este contexto, el jueves 26 de noviembre de 2020, a partir de las 10.00 horas hasta las 16.00 horas CET, EPALE acogerá un debate en línea sobre el aprendizaje mixto en la educación de adultos. El debate tendrá un nuevo formato, comenzando a las 10 con una transmisión en vivo de 30 minutos, acompañado y seguido por el debate sobre los comentarios de la plataforma.

Más

Debate en EPALE: inclusión social de la población envejecida y aprendizaje intergeneracional

El miércoles 28 de octubre, a partir de las 10 a.m. CEST, EPALE acogerá un debate en línea sobre la inclusión social de la población envejecida y el aprendizaje intergeneracional. Los comentarios estarán abiertos el 19 de octubre para que los participantes puedan presentarse y enviar sus comentarios con antelación. ¡Únete a nuestro debate en línea!

Más