chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

Nunca es tarde...

30/07/2019
por JESUS CANCA LARA
Idioma: ES

 

El pesimista  se queja del viento, / el optimista espera que cambie, /  y el realista ajusta sus velas.

(William Arthur Ward)

 

¿Con cuál de los tres perfiles que aparecen en la cita del escritor americano que abre esta entrada te sientes más identificado? ¿Con el pesimista, el optimista o el realista?

En estas tierras españolas situadas entre dos continentes y bañadas por dos mares sabemos mucho de vientos. El estrecho de Gibraltar nos abre sus puertas para que sus vientos reinen a sus anchas con fuerza desigual y azoten con mayor o menor fuerza según el momento.

En este aprendizaje en el que todos estamos inmersos, llamado vida, de nada vale quejarse del viento; ya sea de poniente o de levante. Y si no movemos un solo dedo, a la espera de que el viento cambie, difícilmente podremos obtener lo deseado. Por ello, creemos que lo más conveniente  es ajustar nuestras velas para hacer frente al viento reinante en cada momento de la mejor manera posible y así poder afrontar las nuevas situaciones con la mayor garantía de éxitos.

Como dice la periodista Irene Villa, "lo verdaderamente importante en este aprendizaje que acaba el día que desaparezcamos, es que la vida nos fuerce a superar desafíos". Nos debemos plantear retos en los diferentes ámbitos, incluido en el educativo, aunque suponga salir de nuestra zona de confort.

Por ello, en vez de esperar a que el viento cambie y nos sea favorable, tendremos que adoptar la flexibilidad necesaria para adaptarnos a las nuevas situaciones a las que tendremos que hacer frente en la vida o en las nuevas situaciones de aprendizaje. Siendo realistas y flexibles tendremos que abrir los ojos. Nunca es tarde para empezar de nuevo, a pesar de las dificultades, a pesar del viento,  a pesar de los años.

De ahí que los CEPAs, como centros educativos de nuevas oportunidades que garantizan la educación a lo largo de la vida, han de nutrirse de personas adultas decididas a dar el salto para adquirir, actualizar, completar o ampliar conocimientos y competencias para su desarrollo personal y profesional, con la flexibilidad y la adaptabilidad necesarias para poder ajustar sus velas y aprovechar el viento reinante. Porque, después de todo y a pesar de todos los pesares,...

                ¡¡Nunca es tarde, si la ACTITUD es buena!!

 

Jesús Canca Lara

Embajador EPALE - CEUTA

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn