chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

Jamás ha sido más necesaria ni más difícil de encontrar: la educación para adultos en la cúspide de la cuarta revolución industrial

13/12/2018
by NSS UK
Idioma: ES
Document available also in: EN DE PL FR IT

/es/file/style1-epaleconferencenewsarticlepng-0style1_-_epale_conference_news_article.png

La Conferencia anual de la Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa (EPALE) de Reino Unido, que tuvo lugar el 15 de noviembre, se ha celebrado en un momento decisivo.  Sin duda alguna, los retos que plantean los cambios industrial, demográfico y climático, tanto para las personas individuales como para la economía, son motivo suficiente para que la inversión en programas educativos para adultos resulte más importante que nunca. 

Si bien está claro que hay motivos para la celebración —cuando menos dada la creación por parte de la EPALE de una sólida red con más de 45 000 educadores de adultos a través de internet—, tampoco se puede negar que a los adultos nunca antes les había resultado tan difícil retomar su educación. Cualquier posible brote verde de esperanza surgirá principalmente en el ámbito de la innovación local y regional.  La educación para adultos es un área en la que la descentralización funciona.

La plaga de los recortes

Las pruebas son contundentes. Desde el año 2004 han desaparecido de los sistemas de educación superior dos millones de plazas para adultos financiadas con fondos públicos, la financiación universitaria se ha reducido a la mitad en la última década y todas y cada una de las instituciones tienen dificultades para llegar a fin de mes.

Los estudiantes a tiempo parcial (que se corresponden masivamente con estudiantes adultos) de los sistemas de educación superior se han reducido en un 56 % desde que se aplicara una subida de las matrículas en 2012.  Esta circunstancia se sumó al fin de las ayudas para estudiantes adultos que deseaban cursar una titulación de nivel idéntico o inferior a la que ya poseían entre 2007 y 2008.  En consecuencia, muchas instituciones de educación superior han dejado de ofrecer programas de educación para adultos a tiempo parcial y han pasado a centrarse en otros más seguros y lucrativos.  ¡Demasiado esfuerzo para cambiar de profesión!

Las empresas del Reino Unido también han recortado su gasto en formación y desarrollo,  algo prácticamente exclusivo de este país dentro de la UE, ya que sus empresarios redujeron la inversión en los años posteriores a la crisis económica de 2007 y 2008, mientras los demás países socios incrementaban el volumen y alcance de su oferta formativa.  Si bien es cierto que los adultos han ocupado la mayor parte de las nuevas plazas creadas en programas de formación, algunos lo han hecho para afianzar conocimientos que ya poseían. Además, la formación que ofrecen las empresas está destinada principalmente a personal ya cualificado. 

Inteligencia artificial, robótica, demografía y cambio climático

Mientras tanto, la cuarta revolución industrial va cobrando impulso, y la robótica y la inteligencia artificial amenazan con hacer desaparecer muchos puestos de trabajo de carácter administrativo más rápido de lo que, hace veinte o treinta años, la globalización diezmara los empleos manuales del sector de fabricación. 

Casi todos los organismos internacionales afirman que existen motivos fundados para el aprendizaje a lo largo de toda la vida y que ha llegado el momento de que administraciones, empresarios y particulares por igual incrementen rápidamente las inversiones en este sentido.  También observan que, en una sociedad cada vez más envejecida, es necesario seguir aprendiendo para prevenir la morbilidad.  Tal como demuestran los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, la gestión del cambio climático implica la formación de la población adulta y una adaptación del comportamiento.

El informe PIAAC de la OCDE sobre la participación de los adultos en programas educativos también dejó claro que estos cambios afectan en mayor medida a aquellas personas cuyas competencias son escasas, están fuera del mercado laboral o son emigrantes que todavía no hablan inglés con fluidez, así como muchas otras que presentan alguna discapacidad. Al igual que las encuestas nacionales anuales del Learning and Work Institute del Reino Unido, señala que las personas que menos se han beneficiado de la educación tienen muchas menos probabilidades de volver a estudiar que aquellas que obtuvieron buenos resultados en sus primeros estudios,  a pesar de ser las más afectadas por los cambios en curso.

Revisión de las políticas

Este desolador fenómeno ha generado multitud de estudios que instan a la adopción de medidas.  Tal vez el más importante sea el titulado Review of Further and Higher Education Funding (Revisión de la financiación para educación superior), de Philip Augur,  que previsiblemente se le presentará a la primera ministra británica a principios de la primavera del 2019. Al encontrarse las negociaciones del BREXIT en un punto álgido, es probable que no se le preste atención antes.

Brotes verdes

A pesar de todo esto, existen ciertos brotes verdes, algunos de los cuales se pusieron de manifiesto en el evento celebrado por EPALE en el Reino Unido.  Las iniciativas creadas desde cero (el trabajo para garantizar un halagüeño futuro a las personas que entran y salen de prisión; las eficaces colaboraciones con bibliotecas en el sector cultural y patrimonial encaminadas a promover el aprendizaje; los usos creativos de la tecnología digital para asesorar sobre formación profesional y actualizar esta, desmitificando la terminología y atrayendo a voluntarios, así como las estrategias de participación promovidas por homólogos que utiliza unionlearn) presentan todas a los alumnos nuevos caminos por recorrer.

Conclusión

Mi recomendación para Augur y para el Gobierno es clara:  es necesario aumentar la inversión en todo tipo de programas de educación para adultos y hacerlo con carácter urgente.  No obstante, el uso de dichos fondos ha de mejorar para que lleguen a los grupos infrarrepresentados y promuevan la cultura del aprendizaje a lo largo de toda la vida, descentralicen la toma de decisiones y confíen en las instituciones de formación.

/es/file/alantuckett-cpatrickwelshjpg-2alan_tuckett_-_c_patrick_welsh.jpg

A photo of Sir Alan Tuckett OBE.

Sir Alan Tuckett OBE es profesor de educación de la Universidad de Wolverhampton, miembro honorario del Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida y expresidente del Consejo Internacional para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida.  Tras haber trabajado como profesor de educación para adultos, dirigió el Instituto Nacional de Educación Continua para Adultos entre 1988 y 2011.

Tal vez le interese también:

El Fondo Sindical de Formación de Gales promueve el aprendizaje en el lugar de trabajo (blog)

Promoción de la educación para adultos en prisión a través del deporte, primera parte (blog)

Programa iDEA del Duque de York: alfabetización digital gratuita (blog)

Recopilación de pruebas de impacto en el aprendizaje de la familia (blog)

Ampliación de horizontes a través de EPALE (blog)

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 1 al 1
  • Imagen de Pirmin Vlaho
    It seems to me that existing adult education is not up to the challenge described - more money will not help. Like other industries, adult education must reinvent itself and become a digital juggernaut. For example, it must implement  AI in learning and find ways to be more effective and with lower cost. That needs innovation. So we need Educational Entrepreneurs.