chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

Orientación y asesoramiento para alumnos adultos: el proyecto GOAL

26/04/2018
by David Mallows
Idioma: ES
Document available also in: EN FI PL FR DE IT EL HU HR DA ET

/sk/file/epale-goal-projectEPALE GOAL Project

EPALE GOAL Project

 

JD Carpentieri, del Instituto de Educación del UCL, nos habla de su participación en un proyecto internacional encaminado a desarrollar servicios de orientación y asesoramiento para personas adultas con escasa cualificación y abordar sus necesidades. Este artículo contiene además enlaces a estudios de caso de los seis países y regiones participantes: Bélgica (Flandes), Eslovenia, Islandia, Lituania, Países Bajos y República Checa.

(Este artículo ha sido traducido del inglés)​

 

En el proyecto de orientación y asesoramiento para alumnos adultos GOAL (Guidance and Orientation for Adult Learners) participaron seis países: Bélgica (Flandes), Eslovenia, Islandia, Lituania, Países Bajos y República Checa. El propósito de esta iniciativa era desarrollar los modelos de orientación y asesoramiento existentes en los países participantes para que dichos servicios llegasen a los adultos escasamente cualificados y se pudiesen abordar sus necesidades. El consorcio partió de la hipótesis de que un servicio de orientación centrado en las necesidades de las personas adultas con escasa cualificación fomentaría la participación de dicho colectivo en actividades de educación y formación. Cada uno de los seis países socios puso en marcha nuevos modelos de orientación en dos o más centros piloto dirigidos a grupos objetivo específicos pertenecientes a la población adulta con bajo nivel de estudios. A pesar de que el enfoque de la intervención de GOAL en los distintos países difería en algunos aspectos, esta experiencia piloto se planteó cuatro objetivos básicos:

  • desarrollar y reforzar asociaciones y redes con otras organizaciones dedicadas a los grupos objetivo;
  • participar en actividades de captación diseñadas para acercar los servicios de orientación a dichos grupos objetivo;
  • definir las competencias que requieren los orientadores para poder abordar las necesidades específicas de los beneficiarios de GOAL; y
  • desarrollar y utilizar eficazmente herramientas de orientación adaptadas a personas adultas con escasa formación.

Conjugando estas cuatro dimensiones de la intervención, los países socios también perseguían un quinto objetivo transversal: proporcionar servicios de orientación de alta calidad especialmente diseñados para ayudar a las personas adultas a mejorar su nivel educativo y su situación laboral.

En la página web de GOAL pueden consultarse los informes exhaustivos sobre los resultados del proyecto. Este artículo analiza las implicaciones de las conclusiones extraídas del proyecto para el desarrollo de programas y políticas en dos grandes categorías:

1) los costes y beneficios de los consorcios y las actividades de captación, y

2) los posibles beneficios y las limitaciones de la estrategia de orientación planteada por GOAL.

 

Costes y beneficios de los consorcios y las actividades de captación

Los consorcios eficaces aumentan las probabilidades de que los programas y las políticas aborden «todas las facetas de los beneficiarios», no solo aspectos concretos y fragmentarios de sus vidas. En el diseño de los futuros programas deberían tenerse en cuenta los beneficios innegables de los consorcios, pero también los costes resultantes de la dotación de recursos para los mismos.  Para que las actividades de captación surtan efecto se requiere una inversión considerable en términos de horas de trabajo, a fin de crear relaciones de confianza entre organizaciones y entre quienes prestan los servicios de orientación y sus posibles beneficiarios. Según se desprende del proyecto piloto GOAL, los esfuerzos y costes asociados a la captación son mayores cuanto más vulnerables o reticentes sean los beneficiarios a los que van destinados. En adelante, los programas deberían centrarse en grupos objetivo que demanden activamente el servicio y que presenten menores dificultades de captación. Dicho de otro modo, resultaría más razonable y viable desde un punto de vista económico que estos programas se dirigiesen a los colectivos más accesibles, en lugar de destinar unos recursos limitados a adultos más marginales, incluso aunque estos sean quienes más lo necesiten.

A la larga, la solidez y sostenibilidad de los consorcios y las actividades de captación depende de cuestiones financieras y de otros mecanismos de las políticas creadas para apoyar dichos esfuerzos. El proyecto GOAL representaba la coordinación de políticas en acción: existía la intención explícita de desarrollar, contribuir a y beneficiarse de consorcios transversales en cuanto a las políticas y que dejasen a un lado la concepción de unos servicios públicos encajonados en diferentes nichos de políticas. Convendría redoblar el apoyo a estos programas mediante políticas destinadas a reducir las barreras estructurales que dificultan la creación de consorcios multisectoriales. Los responsables políticos, por su parte, se beneficiarían de una visión más clara del lugar que ocupa la orientación educativa de adultos con escasa cualificación entre los objetivos y compromisos políticos existentes (de perfil más alto), como los conducentes a reducir el abandono escolar o fomentar la participación en el aprendizaje a lo largo de la vida.

 

Posibles beneficios y limitaciones de la estrategia de orientación planteada por GOAL

Las expectativas y los planteamientos de los programas de orientación de personas adultas con escasa formación deberían basarse en las necesidades y la predisposición de sus beneficiarios. Cuando dichos programas van dirigidos a los perfiles más vulnerables, probablemente resulte difícil demostrar una mejora importante en la situación promedio de los beneficiarios en cuanto a formación y empleo. Hasta los usuarios más vulnerables pueden lograr avances significativos, pero no es probable obtener resultados apreciables en los ámbitos educativo y laboral si antes no se atienden una serie de problemas personales y psicológicos. El colectivo de personas adultas con escasa cualificación es muy heterogéneo, aunque muchas de ellas pueden avanzar en sus estudios tras recibir un número reducido de sesiones de orientación de calidad. Habida cuenta de que probablemente los programas que se basen en GOAL deberán justificar sus costes ante los organismos que los financian y los responsables políticos, tales programas podrían dirigir sus servicios (al menos, en un principio) a adultos con escasa cualificación, pero con niveles relativamente elevados de «predisposición» a participar en actividades de educación y formación.

En términos generales, el principal problema de la mayoría de los beneficiarios de GOAL no residía en la falta de interés por mejorar su cualificación, sino en el desconocimiento de las oportunidades educativas a las que podían optar. Ello parece indicar que existe entre esta población un nivel considerable y no aprovechado de interés o predisposición por cursar estudios superiores. Los servicios de orientación dirigidos a adultos escasamente cualificados podrían resultar muy útiles para ayudar a los Estados miembros a alcanzar sus objetivos en materia de educación. No obstante, si no existe un compromiso político suficiente con la prestación de orientación educativa para personas adultas con bajo nivel de estudios, resultará difícil, cuando no imposible, desarrollar y mantener programas de orientación sostenibles y de alta calidad. Dado que los fondos destinados a cursos de formación para personas adultas no son suficientes, serán pocos los beneficiarios que logren avanzar por un itinerario educativo, independientemente de que la orientación que reciban sea de mayor o menor calidad. Esta última cuestión parece indicar que los programas de orientación educativa para personas adultas no son la mejor opción de inversión pública cuando no existen cursos gratuitos o subvencionados a los que puedan acceder los beneficiarios después de haber recibido la orientación. No obstante, con un marco de políticas adecuado, unos servicios de orientación similares a los prestados en la experiencia piloto de GOAL pueden ofrecer resultados muy notables y contribuir sustancialmente a los objetivos a nivel nacional en materia de educación.

Hemos preguntado a los socios de GOAL cuál fue su motivación para participar en este proyecto, qué aprendieron de ello y cuáles son los siguientes pasos que deben dar para desarrollar servicios eficaces de orientación educativa para personas adultas en sus respectivos países. Puede consultar sus respuestas en los siguientes enlaces:

El proyecto GOAL se llevó a cabo entre febrero de 2015 y enero de 2018, bajo la coordinación del Departamento de Educación y Formación del Gobierno de Flandes. La evaluación se encomendó al Instituto de Educación (IOE) del UCL, en colaboración con equipos locales de evaluación de cada país.

Consulte los informes de evaluación íntegros del proyecto GOAL

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 2 al 2
  • Imagen de Ágnes Cserkúti
    Indeed, it is a very interesting project the results of which are worth promoting. I believe it is a kind of wake up call for guidance practitioners and policy makers that the key problem for the GOAL clients was not the lack of desire to improve their qualifications but the the lack of sufficient knowledge on educational opportunities. It implies that guidance services for adults should be better promoted not only in the GOAL countries, but everywhere in Europe. 
  • Imagen de Karolina Lakatosh
    Congratulations! This is a great programm and worth mentioning!