chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

Una hoja de ruta europea para las competencias profesionales básicas

01/09/2017
por Alex Stevenson
Idioma: ES
Document available also in: EN ET DA HU DE FR IT PL RO SL LT LV CS HR

/es/file/european-roadmap-work-related-basic-skillsEuropean Roadmap Work-related Basic Skills

European Roadmap Work-related Basic Skills

 

Alex Stevenson, director de las áreas de inglés, matemáticas e inglés para extranjeros del National Learning and Work Institute («Instituto Nacional de Aprendizaje y Trabajo») de Inglaterra y Gales nos explicó de qué modo el hecho de carecer de las competencias básicas impide el aprendizaje en el lugar de trabajo.

 

La formación profesional como instrumento para propiciar el aprendizaje de adultos

Se calcula que las aptitudes para el lenguaje escrito de uno de cada cinco adultos europeos —alrededor de 55 millones de ciudadanos con edades comprendidas entre los 15 y los 65 años— son escasas. Esto no sólo dificulta que puedan encontrar o conservar un trabajo; también incrementa el riesgo de que padezcan pobreza y exclusión social, además de limitar sus posibilidades en lo que respecta a la participación cultural y política, el aprendizaje permanente y el desarrollo personal. No se trata simplemente de una cuestión de competencia lectora. Hoy en día, una gran variedad de actividades personales, laborales y sociales implican el uso de tecnologías, lo que sitúa las competencias digitales y lectoras en el epicentro de la vida cotidiana, desde la búsqueda de empleo hasta mantener el contacto con las amistades. Los índices de participación en las iniciativas de aprendizaje que contribuyen a que los adultos desarrollen estas aptitudes varían considerablemente entre los diferentes países de la UE, pero por lo general son bajos, lo que plantea una gran carencia que subsanar. En Inglaterra, por ejemplo, la participación en programas destinados a enseñar a leer, escribir y aritmética a adultos ha decrecido alrededor de un 25 % en los últimos cinco años.

Recientemente se ha incrementado el interés entre los responsables políticos nacionales y de la Unión Europea por el papel que el aprendizaje en el lugar de trabajo puede cumplir para atender las necesidades de Europa en lo referente a mejorar las competencias básicas. Hay indicios que sugieren que las políticas que respaldan la formación profesional pueden motivar a los ciudadanos adultos a participar en iniciativas de aprendizaje, además de alentar a los empleadores a formar a sus trabajadores. Los lugares de trabajo suponen entornos propicios para el aprendizaje —de hecho, en la mayoría de los casos, ya se produce una ingente cantidad de aprendizaje de carácter informal—. Las oportunidades de aprender en el trabajo, sobre todo cuando incluyen la perspectiva de mejorarlo o hacerlo más duradero, pueden estimular la participación en actividades de aprendizaje, formación y capacitación más formales. Esto es así especialmente cuando se trata de adultos que no contemplan volver a la universidad o «a la escuela».

 

El proyecto STRAIGHTEN Basic Skills

No obstante, la carencia de competencias básicas puede impedir la participación en actividades de aprendizaje y formación en el lugar de trabajo, lo que limitará las perspectivas laborales de muchas personas, además de reducir sus posibilidades de participar en actividades de capacitación laboral. De cara a facilitar el acceso de los adultos a niveles más elevados de capacitación y formación técnica —lo que beneficia a los empleadores, incrementa la productividad y favorece la economía en conjunto— es necesario crear fórmulas de desarrollo profesional efectivas que atiendan las necesidades individuales, tanto de los adultos que buscan empleo como de los que ya se encuentran en activo. Las ventajas derivadas de esto no se limitarían a ampliar las competencias básicas y respaldar que se siga aprendiendo y se mejoren las capacidades profesionales; también se liberaría el potencial de los lugares de trabajo como espacios propicios para el aprendizaje.

El proyecto STRAIGHTEN Basic Skills ha analizado estas cuestiones durante los últimos tres años. Financiados por el programa Erasmus+, los seis socios que integran el proyecto (procedentes de Austria, Francia, Alemania, Noruega, Rumanía y Reino Unido) han unido fuerzas para estudiar políticas y prácticas eficaces a este respecto. Anteriormente compartimos nuestro primer resultado, un informe de «indicadores de éxito» o condiciones previas para que resulten efectivas las políticas y prácticas en materia de competencias profesionales básicas. Durante los últimos dos años hemos analizado la situación en los países asociados y hemos celebrado un evento transnacional de formación en Rumanía que congregó a más de veinte profesionales y formadores para compartir sus métodos de enseñanza, aprendizaje y formación de esta clase de aptitudes.

Los socios ya han concluido su labor con el resultado final del proyecto: una «hoja de ruta europea» sobre competencias profesionales básicas. Además de resumir las lecciones principales del proyecto, dicho plan pone de relieve diferentes fórmulas mediante las que los responsables políticos, docentes y profesionales pueden impulsar y desarrollar las capacidades básicas en los lugares de trabajo. Entre éstas se cuentan:

  • Desarrollar marcos nacionales, proporcionar una financiación continua y confeccionar una definición inequívoca de las competencias básicas. Estas medidas brindan un entorno propicio en el que los responsables de proporcionar formación puedan ofrecer sus servicios a los empleadores de una manera clara.
  • La profesionalización de los formadores: la enseñanza y el aprendizaje efectivos de competencias profesionales básicas deben estar orientados al lugar de trabajo y sustentarse en métodos significativos, como pueda ser integrar el aprendizaje en las tareas realizadas en el puesto de trabajo.
  • La implicación de todos los grupos de interesados relevantes: el desarrollo de las capacidades profesionales básicas requiere una colaboración estrecha entre formadores y empleadores, así como entre profesionales y los empleados/alumnos para adaptar los contenidos a las necesidades de todos los implicados.

Puede informarse más a fondo sobre el proyecto y conocer sus resultados en la página web de STRAIGHTEN Basic Skills.


Alex Stevenson es el director del área de inglés, matemáticas e inglés para extranjeros del National Learning and Work Institute de Inglaterra y Gales.

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 1 al 1
  • Imagen de Edgars Roslovs

    Darba vietas, kas nodrošina zināšanu ieguvi ir ne vien tikai rīks, kas veicina pieaugušo mācīšanos, bet arī biznesa ilgtspējas un ekonomiskās situācijas indikators. Tas norāda par uzņēmuma interesi uz attīstību un nodrošina darbinieku karjeras izaugsmi.