Blog
Blog

A los adultos europeos no les gusta la EFP: cinco mensajes rotundos extraídos de un sondeo de opinión reciente del Cedefop

El coordinador temático de EPALE Andrew McCoshan asevera que la encuesta de opinión pública del Cedefop sobre educación y formación profesional (EFP) debería representar un llamamiento a la acción en Europa.

EPALE VET Cedefop Survey.

El coordinador temático de EPALE Andrew McCoshan asevera que la encuesta de opinión pública del Cedefop sobre educación y formación profesional (EFP) debería representar un llamamiento a la acción en Europa.

Con frecuencia se afirma que la EFP tiene mala imagen. De hecho, durante un tiempo diversas políticas nacionales y europeas se han centrado en esta cuestión. Debemos tomar nota de la reciente encuesta de opinión pública del Cedefop dado que supone la panorámica más fiable y actualizada de las posturas de los ciudadanos en lo que respecta a la EFP al recoger el punto de vista de más de 35 000 adultos europeos. Lamentablemente, el sondeo demuestra que queda un largo camino por recorrer para erradicar las opiniones negativas sobre la EFP.

 

1. La EFP tiene mala imagen comparada con la educación general

Los resultados principales de la encuesta confirman las sospechas: tres cuartas partes de los participantes opinan que la imagen de la educación general es más positiva que la de la EFP. Además, el 63 % cree que resulta más sencillo obtener una titulación de EFP que de educación general. Esto no significa que la EFP esté desprovista de valor: el 86 % de los encuestados concuerdan en que la EFP proporciona a los alumnos las aptitudes requeridas por los empleadores, que el 67 % encuentra trabajo rápidamente tras obtener una titulación de EFP, y el 60 % opina que permite acceder a puestos bien remunerados y muy valorados.

 

2. La EFP no siempre se encuentra entre las principales recomendaciones de los ciudadanos

Únicamente un 60 % de las personas que han cursado EFP y un 26 % de los ciudadanos que poseen títulos de educación general se inclinan a recomendar la EFP a otros. En algunos países, la tasa de participantes que recomiendan la EFP es muy baja: aproximadamente uno de cada cinco en Dinamarca, Suecia e Irlanda. Asimismo, existen creencias erróneas con las que hay que lidiar: el 70 % de los encuestados opina que la EFP se centra en trabajos manuales en lugar de adecuarse a los considerables cambios que se han producido en el ámbito laboral.

 

3. Se desaconseja de manera activa cursar EFP

En diecinueve de los veintiocho Estados miembros, al menos un 20 % de los encuestados afirma que se les desaconsejó cursar EFP —algún familiar en la mayoría de los casos—. En determinados países —Croacia, Italia, Rumanía y Hungría— este porcentaje supera el 40 %. Tan sólo en los Países Bajos la cifra es inferior al 10 %.

 

4. La falta de información sigue suponiendo un impedimento

Se han dedicado grandes esfuerzos para promover la necesidad de disponer de información y asesoramiento de calidad en Europa. Sin embargo, la encuesta indica que queda mucho trabajo por hacer: el 26 % de los adultos que hicieron EFP y el 50 % de las personas que cursaron educación general afirmaron que no se les brindó información sobre EFP cuando decidieron qué tipo de educación secundaria superior realizar.

 

5. La EFP no resulta popular entre las personas sin cualificación o poco cualificadas

El 24 % de las personas que no concluyeron la educación secundaria superior no habían oído hablar de la EFP y otro 21 % sí, aunque no sabía en qué consistía realmente. Dado que numerosos países están intentando desarrollar la EFP como una opción efectiva para las personas a las que les cuesta lidiar con la educación general, estas cifras son extremadamente preocupantes.

 

Las conclusiones resultan claras y contundentes

Hay que felicitar al Cedefop por este sondeo. A su vez, los resultados deberían resultar muy preocupantes para los implicados en las políticas centradas en la EFP.

Queda meridianamente claro que una proporción considerable de ciudadanos adultos tiene percepciones negativas o creencias erróneas sobre la EFP y es probable que las transmitan a los jóvenes. Dado este hecho, resulta razonable asumir que es improbable que los jóvenes deseen cursar EFP.

Esto requiere que se tomen medidas de forma inmediata. El mensaje es rotundo: o no se ha hecho lo suficiente para mejorar la opinión de los adultos sobre la EFP o lo que se ha hecho no ha surtido demasiado efecto.

Es necesario promover de manera amplia y concertada el valor de mejorar las capacidades y de la readaptación profesional de personas adultas, además de ofrecer asesoramiento y orientación de gran calidad. Obviamente, para que esta labor resulte creíble se necesita brindar más educación y formación profesional continua y de mayor calidad. No será fácil pero se trata de una necesidad acuciante —las percepciones se adquieren de manera rápida y tienen que cambiar—.



Andrew McCoshan trabaja en el sector de la educación y la formación desde hace más de treinta años. Durante más de quince años ha realizado estudios y evaluaciones para la UE, y anteriormente fue consultor en el Reino Unido. Andrew trabaja ahora como consultor e investigador independiente, experto ECVET para el Reino Unido e investigador asociado sénior en el Centro sobre la Desventaja Educativa de la Universidad Ciudad de Dublín (Irlanda).

Login (6)

¿Quieres otro idioma?

Este documento también está disponible en otros idiomas. Por favor, selecciona un de abajo.
Switch Language

Want to write a blog post ?

Don't hesitate to do so! Click the link below and start posting a new article!

Últimos debates

¿Es posible una nueva metodología de formación online para desempleados con discapacidad?

El proyecto europeo LABOTRANS así lo ha testado. Abrimos debate a raiz de la JORNADAS “INNOVACIÓN EN E-LEARNING PARA LA INSERCIÓN LABORAL DE DESEMPLEADOS CON DISCAPACIDAD”

Más