chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

¿Revolución digital de la formación? Un discurso a favor de la creación de la transformación digital

01/03/2017
por Barbara HILLER
Idioma: ES
Document available also in: DE EN NL

Autor: Michael Kerres, Universidad de Duisburg-Essen, Learning Lab.

Desde años se piensa que la revolución digital de la formación está a punto de irrumpir. La didáctica de los medios apunta al potencial de "otro" tipo de aprendizaje, no necesariamente mejor. 

A menudo escuchamos que los medios digitales van a mejorar enormemente la enseñanza y el aprendizaje del futuro. De hecho, hoy en día ya existen muchas ofertas digitales en los diferentes sectores de formación, también en combinación con formatos tradicionales. Podríamos decir que ya se han establecido en muchos lugares. No obstante, en el discurso frecuentemente utilizado sobre el "efecto" de los medios digitales en la formación se esconde una cierta visión de los medios que la investigación de la didáctica de los medios sigue criticando y que nos puede llevar a confusión.

Esta es la pregunta: ¿Está "provocando" verdaderamente la tecnología digital un cambio en la práctica social en la educación? ¿La tecnología digital contribuye a la motivación de los estudiantes, a mejores resultados del aprendizaje y a nuevas modalidades de enseñanza y aprendizaje? Hay que tener en cuenta lo siguiente: La tecnología digital no está conduciendo de forma inevitable a cambios positivos o negativos en concreto en la educación. Tal determinismo en la tecnología ignoraría que son los diferentes actores quienes llevan a cabo los cambios en la formación y una transformación en la cultura de educación.

Si nos basamos en las experiencias actuales es incluso posible que los medios o herramientas digitales no tengan ningún efecto en la clase sobre la forma en que se organizan y se diseñan las lecciones de los docentes. Asimismo, podemos considerar que los medios no tienen ningún efecto directo sobre la intensidad o el éxito de aprendizaje. Esta desilusionante constatación se concluye gracias a los numerosos estudios científicos presentes sobre los "nuevos" medios digitales de las últimas décadas. En conclusión: Los medios digitales, a priori, no mejoran la enseñanza y el aprendizaje.

A vista de la cantidad abrumadora de estudios específicos sobre los efectos de los medios digitales en la educación que se han llevado a cabo en las últimas tres décadas, se han preparado metaanálisis que reúnen muchos resultados de estudios basados en métodos estadísticos. Ya existen metametaanálisis de esas valoraciones. Desde los primeros metaanálisis del matrimonio Kulik en 1980, estos muestran, de forma sorprendentemente constante y de forma independiente del desarrollo tecnológico, un relativamente pequeño efecto de la introducción de los medios digitales en los resultados de aprendizaje.

El potencial de los planes de enseñanza y aprendizaje

Si los medios no consiguen "mejores" resultados de aprendizaje, desde el punto de vista de la didáctica de los medios, al menos tienen el potencia de diseñar y organizar los procesos de aprendizaje y enseñanza de otra manera. No se debe subestimar el potencial de transformación del trabajo educativo y alude a la responsabilidad de las partes interesadas en las tareas educativas: Los planes de enseñanza apoyados por los medios pueden apoyar el autocontrol en el aprendizaje; pueden promover la educación cooperativa y organizar las ofertas de formación de forma flexible para responder a la variedad de los estudiantes. Los planes de enseñanza apoyados por los medios respaldan los métodos didácticos orientados a la acción y a los problemas, integrando materiales y procesos de aprendizaje auténticos en los debates (inter)activos con contenidos presentados a través de medios y en la producción, en proyectos o en el tratamiento cooperativo de casos. Esta "otra forma de aprendizaje" también está relacionada con otros resultados de aprendizaje: con la introducción de los medios digitales en esos planes de enseñanza no solamente esperamos un mayor éxito de aprendizaje (más bien ausente), sino que queremos que "apoyen otros objetivos de aprendizaje", más allá del rendimiento de la conducta (enfocado en la mayoría de estudios), que contribuyan a la resolución de problemas, a la transferencia de aprendizaje, a la competencia del autoaprendizaje y a las habilidades de equipo. 

/es/file/teambrainstormingscanstockphoto4114041scharfjpgteam_brainstorming_scanstockphoto_4114041_scharf.jpg

Brainstorming im Team

/es/file/jungetabletwiesescanstock1700806scharfjpgjunge_tablet_wiese_scan_stock_1700806_scharf.jpg

Junger Mann mit Tablet auf einer Wiese

Aprendiendo a organizarse con los medios digitales en los procesos de trabajo y a larga distancia.

El efecto y eficacia de los medios digitales en la educación no depende, por tanto, de los medios o la tecnología de los medios, puesto que las relaciones causales e interrelaciones entre los medios y el aprendizaje son mucho más complejas. Por último, depende de la preparación y configuración de los medios en su aplicación correspondiente en un contexto de formación si se cumplen las determinadas esperanzas relacionadas con los medios. El potencial de los medios es el eje central para intensificar los procesos de aprendizaje y estimular resultados de aprendizaje mediante una mayor motivación de los estudiantes. La investigación de la didáctica de los medios, por lo tanto, persigue descubrir cuándo y cómo se producirá esa activación en los medios digitales y en Internet.

Internet como espacio social de aprendizaje

Internet se está convirtiendo cada vez más en un espacio evidente para el aprendizaje, no obligatoriamente como sustitución de las clases tradicionales presenciales en cursos de formación y enseñanza, pero sí en combinación con las ofertas tradicionales, ampliándolas. Esto afecta por una parte al aprendizaje formal (y no formal) de las ofertas de educación organizadas, pero también a la educación informal que ocurre de forma fortuita (de manera intencional o no intencional) en el lugar de trabajo, en el tiempo libre o en otros lugares y que forma parte del debate sobre la formación continua.

La imagen sobre Internet ha cambiado enormemente: Si inicialmente Internet se consideraba sobre todo un lugar en el que preparar contenidos de aprendizaje, hoy vuelve al centro del debate la importancia de Internet como lugar social: En Internet, las personas pueden intercambiar impresiones, relacionarse y compartir información entre ellos. Lo hacen parcialmente con gran interés y compromiso, en redes sociales como Facebook o Twitter. Las oportunidades del aprendizaje informal en esas plataformas han dejado claro la disposición en estos contextos de que por lo menos una parte de los usuarios comparta sus conocimientos con los demás en la red: una educación en un intercambio de igual a igual, de forma espontánea y sin que los participantes lo describan como actividad de aprendizaje.

En los cursos en línea y clases organizados, el aprendizaje se puede conformar como un proceso social de intercambio, tanto en páginas de autoridad como en la comunicación ocasional de los participantes en la red. También es interesante la pregunta de hasta qué punto se pueden utilizar los planteamientos del intercambio de información en plataformas en línea para activar los efectos positivos del aprendizaje social en los cursos en línea.

El proceso de cambio ha de incluir a muchos actores

La mirada está cambiando: No es la tecnología la que transforma la formación, sino que las personas pueden cambiar la educación, con tecnología digital como medio eficaz que nos ayuda a poner mejor en práctica ciertos escenarios. Tal y como se ha subrayado: se trata de escenarios de enseñanza y aprendizaje con medios digitales en los que se persigue una cultura de educación como el aprendizaje autónomo o cooperativo o el aprendizaje basado en problemas con una variedad de materiales.

Gracias a muchos proyectos de los últimos años también sabemos que es complicado conseguir ese tipo de transformación en la cultura educativa. En la práctica puede toparse con muchas barreras, ya que al fin y al cabo la enseñanza y el aprendizaje son características firmemente ancladas en nuestras biografías e instituciones de educación. La "transformación digital" de la educación fracasará con seguridad si se parte de que esta transformación tendrá lugar por sí misma al introducir la tecnología digital. Si se han de implementar formas de aprendizaje que contienen otra cultura de aprendizaje, esta ha de entenderse como un amplio proceso de cambio que ha de incluir muchos actores en el campo y que deberíamos reflejar como un proceso de formación conjunto de los participantes.

Michael Kerres es catedrático de didáctica de medios digitales y de gestión de conocimientos en la Universidad de Duisburg-Essen. En los años noventa establecio junto con colegas el programa de estudios de infomática de medios digitales, que fue ofrecido por primera vez en Alemania. Tras mudarse en el año 2001, junto con su equipo, a la universidad de Duisburg-Essen donde comenzó a estabecer  el “Learning Lab” centrado  en el los programas de estudio “Educational Media” y „Educational Leadership“.

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 1 al 1
  • Imagen de Sibilla Drews

    Ein interessanter Beitrag, der deutlich macht, dass der Einsatz digitaler Medien allein noch keine neue oder andere Lernkultur ausmacht.

    Weitere interessante Beiträge zum Thema "Digitale Bildung. Chance oder Herausforderung?" im Journal der Nationalen Agentur beim Bundesinstitut für Berufsbildung "Bildung für Europa" , Nr. 25, Dezember 2016.