chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

Dar a conocer oportunidades de formación a lo largo de la vida

25/07/2019
por María Olga Expó...
Idioma: ES

La Educación de Personas Adultas (EPA) dispone de una oferta variada y muy flexible que ofrece oportunidades formativas adaptadas a las dificultades que enfrenta la población adulta para incorporarse al aprendizaje a lo largo de la vida. Para responder a esta exigencia de formación permanente, que hacen a sus ciudadanos las nuevas sociedades del conocimiento del siglo XXI, se ha articulado un continuo formativo que combina la enseñanza formal y no formal, sin desatender los conocimientos adquiridos por vías informales, y que se ofrece en distintas modalidades que transitan desde la presencialidad a la completa distancia, aprovechando en todas ellas las posibilidades que proporciona una enseñanza mediada por la tecnología.

A pesar de ello, aún queda recorrido para conseguir que la EPA alcance los objetivos trazados y se constituya en un proceso normalizado e integrado en la vida de la ciudadanía, pues lo que los datos nos indican es que no hemos alcanzado el punto de referencia europeo establecido en el Marco Estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación (ET 2020). En España la participación en aprendizaje a lo largo de la vida se sitúa por debajo del 15% marcado por Europa y se mantiene muy lejos de los porcentajes de participación de los países mejor situados.

/es/file/datosadultospngdatos_adultos.png

Datos marco europeo

La mejora de este indicador también contribuye a combatir el abandono escolar temprano, precisamente uno de los problemas más acuciantes del sistema educativo español, cuya resolución garantiza derechos al promover, entre otras muchas cosas, la igualdad de oportunidades y la inclusión social.

Potenciar la EPA para acometer este problema es una estrategia rentable de política educativa porque, aunque la primera línea de contención del abandono se sitúa en las medidas que deben arbitrarse para el alumnado que cursa la educación obligatoria, la EPA constituye una oferta formativa que las refuerza, ya que se ha constatado que el incremento del nivel formativo de los padres y las madres correlaciona de forma positiva con el menor riesgo de abandono educativo de sus hijos e hijas. Y por supuesto, también ofrece un segundo frente pues su principal aportación consistirá siempre en ofrecer nuevas oportunidades formativas a aquellas personas que, por un motivo u otro, abandonaron prematuramente el sistema educativo. La EPA es así un mecanismo tanto para prevenir como para paliar el fracaso escolar temprano.

A esta labor compensatoria, que se realiza desde los centros educativos de personas adultas en la franja de edad de 18 a 24 años, donde se sitúa la acción directa paliativa del abandono temprano, hay que sumar a la población mayor de 25 años, para quienes la carencia de formación les cierra o dificulta el acceso al mercado de trabajo. Porque, en todas las franjas de edad, el porcentaje más elevado de desempleados se corresponde con las personas con un nivel de formación inferior a la educación postobligatoria.

Y, finalmente, también en algunos ámbitos formativos relacionados con la actualización de las cualificaciones y competencias, sobre todo en TIC y en idiomas, los centros que imparten EPA ofrecen a la ciudadanía oportunidades para elevar su formación y responder con ella a los retos que deben enfrentarse a cualquier edad, para competir en un mundo globalizado, caracterizado por un incremento incesante de la información y sometido a un cambio permanente que obliga a un reciclaje continuo. Es ya un lugar común, totalmente consensuado, que el aprendizaje a lo largo de la vida es fundamental, no solamente para adaptarse al mundo laboral, sino también para el crecimiento personal y social, de forma que podamos garantizar un modelo de civilización fundamentado en la libertad y el disfrute responsable de derechos a través del conocimiento.

Ahora bien, si el objetivo está claro y las políticas están diseñadas, aún queda por hacer lo que, en mi opinión, resulta una empresa más compleja: hacer llegar el mensaje a todos los posibles usuarios, independientemente de su lugar de residencia y formación anterior, para que puedan hacer uso de los recursos que se han habilitado. Como bien se recoge en el Plan Estratégico de aprendizaje lo largo de la vida :“Esto implica la sensibilización de la población adulta para que entienda la formación como un proceso voluntario, necesario y permanente de crecimiento personal, ofrecer y hacer extensiva la formación básica necesaria para acceder a la enseñanza virtual, la creación de aulas en zonas donde la población está más diseminada y la facilitación de la conciliación necesaria del horario laboral con las actividades educativas”.

Se hace imprescindible implementar campañas de difusión que prestigien y den a conocer la EPA pero también a los centros en los que se imparte. Porque será en los centros donde los potenciales usuarios de este servicio público podrán recibir una información personalizada. Esta orientación específica, dirigida a cada persona adulta, es fundamental e imprescindible para adaptar la oferta a las necesidades formativas de esta etapa de la vida, de forma que atienda a sus particulares circunstancias personales y profesionales, porque sólo así es posible operativizar y dar sentido al diseño flexible y abierto que es una de las mayores potencialidades de la educación de personas adultas.

La difusión es, por tanto, fundamental pero también muy complicada de gestionar y entiendo que exigiría de dos líneas de trabajo: una genérica, que potencie y visibilice el aprendizaje a lo largo de la vida, y otra más local que dé a conocer, en los entornos cercanos, a los centros y sus ofertas formativas. La primera, responsabilidad de las administraciones educativas, y la segunda, a cargo de los propios centros, deben coordinarse de tal forma que la primera sirva de apoyo y ofrezca cobertura a la segunda.

Es esta línea de trabajo la que ha desarrollado el Servicio de Educación de Personas Adultas en Canarias a lo largo de los últimos cuatro años y, como parte de ella, se realizó una experiencia formativa en el curso 2018-2019 en forma de una Jornada dirigida a los equipos directivos de los 32 CEPA y 2 CEAD que imparten estas enseñanzas.

Esta Jornada para Potenciar el Acceso a la Educación de las Personas Adultas en Canarias (PAEPA_Can) tuvo una fase de preparación de varios meses, contando con la colaboración de los equipos directivos, y una fase presencial de una sesión de cinco horas. En la fase de preparación se perseguían dos objetivos. El primer objetivo era visibilizar y poner en valor las campañas de difusión realizadas por los centros, de forma que se compartieran experiencias y buenas prácticas, del que ha resultado un repositorio con los productos aportados al que tienen acceso todos los centros. Con el segundo se quería recabar información de los equipos directivos, el profesorado que imparte EPA y el alumnado matriculado en los centros, que nos permitiera analizar y reflexionar sobre las prácticas y resultados de las campañas de difusión de la EPA en Canarias. En cuanto al objetivo directo de la fase presencial era ofrecer apoyo formativo a los equipos directivos, pero de forma contextualizada, a través del análisis de las propias campañas que ya realizan para incrementar su impacto a partir de la formación recibida.

La información recabada de los equipos directivos se dirigía a conocer cuatro aspectos: la relevancia que otorgan a la difusión, los objetivos y el alcance de las campañas de difusión que realizan en su centro, el impacto percibido de esas campañas y finalmente las dificultades y necesidades que demandan.

En relación con el profesorado nos interesaba establecer el conocimiento que éste tiene de la difusión que hace su centro así como su implicación activa, preguntando también por las circunstancias que estiman podrían incrementar esta implicación.

Finalmente, al alumnado se le requirió información en relación con tres aspectos: cómo han llegado a conocer la EPA (dado que la encuesta se hacía a personas adultas que ya estaban insertas en la misma) así como la profundidad y pertinencia de ese conocimiento, la satisfacción con la información recibida en la medida que respondía a las expectativas generadas y, finalmente, su consumo habitual de publicidad.

La información se complementó con un formulario a los centros en relación con el uso que hacen de las redes sociales.

Los tamaños muestrales de las encuestas cumplimentadas son significativos al contestar 202 profesores y profesoras de 29 centros (de un total de población aproximada de 450 profesores en 34 centros), 67 miembros de equipos directivos de los 34 centros y 1.105 alumnas y alumnos en todas las islas, excepto El Hierro y La Graciosa, distribuidos en distintos tramos de edad desde 18 años a más de 50 años.

/es/file/muestraencuestasjpgmuestra_encuestas.jpg

Tamaño muestral

 

 

Se elaboraron cinco infografías para mostrar las campañas de difusión realizadas por los centros que se organizaron en función de los tipos de campañas en radio, medios audiovisuales, gráfica, redes sociales y una quinta donde se recogen otros medios.

/es/file/campanasinfografiapngcampanas_infografia.png

Infografías campañas publicitarias centros

Y tres infografías donde se mostraban de forma gráfica la información obtenida a partir de las encuestas.

/es/file/encuestasinfografiapngencuestas_infografia.png

Infografía encuestas

Estas infografías se expusieron también durante la jornada presencial y en las sesiones de clausura del Seminario Intercentros en el que participa todo el profesorado de los CEPA y CEAD, y en ellas se puede apreciar la riqueza del trabajo de difusión que hacen los centros así como el análisis de los datos estadístico contribuye a realizar una seria reflexión de la cual extraer importantes conclusiones que mejoren las campañas de difusión futuras que se propongan tanto desde la administración como desde los centros.

Ofrecer la información necesaria para que todos los adultos que la precisen puedan acceder al aprendizaje a lo largo de la vida contribuye a acercarnos al objetivo del marco estratégico y llevarlo aún más allá. Porque hoy más que nunca "se equivoca el que no quiere aprender por parecerle que ya es tarde", como nos decía Cicerón, pero no podemos perder de vista lo que nos indicaba Bernard Shaw cuando decía que "el problema más grave en la comunicación es la ilusión de que se ha producido". Por ello el error no es atribuible a las personas que precisan formación cuando los responsables de facilitársela no hacen también el esfuerzo de comprobar que los ciudadanos conocen los medios que han sido puestos a su disposición para subsanarlo.

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn