chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

Experiencias exitosas de voluntariado y educación voluntaria en Lelystad, Países Bajos

16/01/2019
by Linda JUNTUNEN
Idioma: ES
Document available also in: FI EN SV FR DE IT NL PL PT CS

/es/file/epalekslannika2jpgepale_ksl_annika2.jpg

Mi estancia de observación en contextos de trabajo (job shadowing) en octubre del 2018, parte del programa de movilidad Erasmus +,en los Países Bajos colmó todas mis expectativas. Como recuerdo de mi viaje me llevé información sobre los factores subyacentes para el éxito de las actividades de voluntariado, los procedimientos de trabajo para el voluntariado, su evaluación, la motivación de los voluntarios, la toma de decisiones participativa y la medición de los efectos de la actividad.

Fue un gusto regresar al país donde había estudiado tiempo atrás. En esta ocasión, la semana transcurrió dedicada al voluntariado y a la educación voluntaria. El objeto principal de mi estancia era Welzijn Lelystad (Bienestar en Lelystad), que coordinaba los servicios municipales de bienestar, integración y cultura y organizaciones y voluntarios locales. Los trabajadores de Lelystad Welzijn y los voluntarios me habían organizado un completo programa para la semana, que me permitió seguir varios tipos de trabajo de voluntariado, conocer a voluntarios y participantes en las actividades y charlar con ellos. Las visitas a los diversos lugares tuvieron lugar cómodamente al estilo holandés, en bicicleta. Me habían reservado un bonito vehículo rojo claro con el logotipo de Welzijn Lelystad.

A lo largo de la semana, planteé muchas preguntas difíciles, ya que quería comprender qué factores subyacentes habían llevado a que el trabajo de voluntariado de Welzijn Lelystad hubiese influido inmediatamente a ojos vista a impulsar y proporcionar bienestar, conocimiento y sentido comunitario a todos los participantes en sus actividades.

Integración a través del voluntariado

Desde el mismo inicio pude seguir el grupo de inmigrantes solicitantes de nacionalidad holandesa que funciona mediante la cooperación de Welzijn Lelystad, la biblioteca FlevoMeer y el consejo de solicitantes de asilo de Holanda. Entre las actividades del grupo destacan la participación, la formación y la integración.

Según la situación personal, la participación en las actividades del grupo puede ser de carácter único o continuo, incluso de años. Se reúne una vez al mes en la biblioteca y visita distintos lugares de la ciudad para dar a conocer a los participantes distintos miembros relevantes de la sociedad.

Otro objetivo de las actividades es repasar con los voluntarios los valores y las costumbres de la sociedad holandesa, así como reflexionar sobre los retos y los imprevistos que surgen en la vida diaria y darles una explicación. Pude asistir a un examen que hicieron los participantes sobre los temas tratados y a la firma de una declaración por la que se comprometían a seguir los valores de la sociedad holandesa. Al final, les daban un diploma y ya se encontraban un paso más cerca de la nacionalidad holandesa.  

Trabajo codo con codo de trabajadores y voluntarios

El destacado papel de los voluntarios y su cooperación codo con codo con los trabajadores quedó patente ya en el primer lugar que visitamos. En ese momento empezó mi labor de investigación: ¿en qué consistía su éxito en este aspecto? El primer elemento que permitía la participación activa de los voluntarios era el hecho de que muchos holandeses tuvieran semana laboral reducida. Es perfectamente normal que solo se trabaje cuatro días a la semana, con lo que un quinto día se puede dedicar, si se desea, al voluntariado. 

Una tarde pude ser testigo de una cooperación entre Welzijn Lelystad, la biblioteca y Huis voor Taal (Casa de las Lenguas), en que los voluntarios dirigían grupos de lengua holandesa de tipo ”step in”, con los participantes repartidos conforme a su nivel. Tenían la posibilidad de traer formularios y cartas para que los voluntarios les ayudasen a rellenarlos y comprenderlos.

Asistí primero al grupo de conversación de holandés, donde todos comenzaron con algún tema de actualidad, para, a continuación, practicar el vocabulario nuevo mediante juegos de acción y otras actividades. Fue fantástico observar el entusiasmo del director del grupo. Explicó que había recibido ayuda para el uso de actividades en los cursos de lengua. Enseñó orgulloso dos maletas de material y juegos que pueden usar los grupos.

En la organización consideraban al director como un experto especialmente polifacético. El hecho de que fuese voluntario no se percibía como llamativo, porque en las actividades no se hace una diferencia clara entre trabajadores y voluntarios. Se nota también en que todos los voluntarios tienen exactamente la misma tarjeta de acceso con foto que los trabajadores. Además, obtienen gratis el carnet de la biblioteca y una pequeña cantidad de dinero para uso del grupo.

Pude presentarme yo misma como una finlandesa recién llegada al país sin conocimientos del idioma. Al principio fue difícil, pero enseguida unas estudiantes de secundaria que hacían unas prácticas laborales en Huis voor Taal. empezaron a hacerme dibujos y mi vocabulario holandés empezó a crecer. Se convertirán con seguridad en excelentes voluntarias. Y lo que estaba meridianamente claro es que en el futuro quieren ayudar precisamente a los inmigrantes.

También el peligro de discriminación se puede combatir con voluntariado

Parte de esa amplia cooperación entre las organizaciones de Lelystad es la participación de personas en peligro de sufrir discriminación mediante actividades de voluntariado, de modo que asuman con arreglo a sus capacidades alguna tarea voluntaria. Conocí la actividad de la organización KWINTES, que ofrece a personas en rehabilitación por problemas de salud mental actividad de voluntariado y un lugar de encuentro. La actividad constaba de turnos de cocina (cuyo resultado se podía adquirir como almuerzo en el centro a buen precio), de mercadillos, de talleres de cerámica y artesanía y de la elaboración y la venta de productos de imprenta. También fuimos a conocer el centro de reciclado De Groene Sluis, donde los voluntarios se ocupan prácticamente de todas las tareas y pueden decidir todos los años a dónde se dona el beneficio anual. Los puntos fuertes de esas organizaciones son la actividad de bajo nivel y la oferta de diversas formas de inclusión y socialización en la vecindad. 

El centro IDO es común a las distintas parroquias de Lelystad y ofrece espacio de reunión y la posibilidad de participar como voluntario, por ejemplo, en la preparación del almuerzo. En el centro también se organizan mercadillos, se puede obtener ayuda para diversos problemas y se puede almorzar todos los días por dos euros.

Tal vez lo más impactante de mi viaje fue el encuentro con un voluntario nuevo del centro IDO, un revisor jubilado, y su mentora, también voluntaria, una antigua trabajadora de banca. El voluntario nuevo había sufrido discriminación en el trabajo durante más de diez años por razones de salud mental. Había pasado los años jugando a videojuegos. Su ritmo de interacción estaba alterado y temía conocer gente nueva y salir de casa.

Un trabajador de Welzijn Lelystad le propuso una mentora voluntaria que le animase a hacer voluntariado y le ayudase con las actividades. Ahora una persona en rehabilitación por problemas de salud mental trabaja de voluntario tres horas a la semana en la recepción del centro IDO. En estos momentos, esas son sus capacidades. En el futuro, espera poder hacer trabajo voluntario durante más tiempo. La actividad le había permitido ejercitar sus aptitudes sociales y afrontar sus miedos en un entorno seguro. Se dice que nuestro encuentro estuvo bien cerca de cancelarse. Durante diez años no había podido afrontar encuentros como este, pero ahora sonreía radiante, hablaba bien en inglés a pesar de la tensión, y analizaba su propia situación y su relación con el director. Se dice que le resultó satisfactorio hablar de su enfermedad, de su mentora y de su voluntariado, así como ver mis fotos de Finlandia en el teléfono. Esperemos que la relación con su mentora sea provechosa y que vuelva a ser un ciudadano activo a través del voluntariado.

En el núcleo de una exitosa actividad de voluntariado

El director de actividades y el director del departamento de bienestar de Welzijn Lelystad explicaban que la organización del voluntariado aparentemente exitoso y la cooperación que trascendía los límites de las organizaciones se basaban en cuatro ámbitos distintos: crecimiento en Lelystad, aprendizaje continuo, cuidado recíproco y un vecindario vivo.

En esos ámbitos, los trabajadores, los voluntarios, las distintas agrupaciones y los funcionarios municipales tanto de la ciudad como de la organización conforman su cooperación reticular para servir a objetivos en que todos los habitantes de Lelystad pueden ser activos en la sociedad tanto tiempo como sea posible. Cada cual tiene capacidades, aptitudes y conocimientos que pueden ser de provecho para algún otro vecino y para toda la sociedad.

La organización gestiona un amplio registro de voluntarios en el que puede apuntarse todo aquel que desee hacer voluntariado. Las actividades de voluntariado ocupan un lugar tan central en la ciudad que se firma un contrato específico con cada voluntario en que se acuerdan las formas del trabajo y su duración. Además, los voluntarios acuden una vez al año a una reunión de análisis del desarrollo, y un consejo formado por voluntarios participa también todos los años en la evaluación de la actividad de los trabajadores y de toda la organización. Los voluntarios también participan en la toma de decisiones de cada ámbito administrativo mediante un procedimiento sociocrático de toma de decisiones participativo y basado en los consensos. El procedimiento se aplica en toda la organización y en todos sus niveles. Entre dichas actividades se tiene en cuenta aumentar el compromiso de los voluntarios con su tarea, su grado de satisfacción y la mejora y la sostenibilidad de las actividades.

El ambiente abierto y estimulante y la posibilidad de ayudar y aprender de los retos de la vida diaria motivan

Durante la visita, también pude conocer un socio de Opintokeskus Sivis en el proyecto Improving Validation in the Voluntary Field, en concreto, EDOS Foundation. Celebramos enriquecedoras conversaciones sobre cómo reconocer las aptitudes de los voluntarios y cómo convalidar su tarea, así como sobre buenas prácticas. También hablaron sobre su formación y proporcionaron consejos sobre buenos materiales.

También pude conocer la actividad de la local STIP Oud-Westv. Se trata de un centro de vecindad de bajo nivel que funciona casi completamente con voluntarios al que puede acudir cualquier vecino con sus preguntas o sus problemas para recibir ayuda y orientación. Lo más habitual es que los vecinos necesiten ayuda para rellenar formularios y traducirlos. En caso de desahucio, se necesita alojamiento de emergencia; en caso de separación, ayuda para acordar la custodia de los hijos. Uno necesita un amigo, otro ayuda en asuntos legales, y el de más allá, consejos para su vida diaria: cuestiones relacionadas con la compra, la educación de los hijos y la salud propia o de un allegado.

En el centro, los voluntarios trabajan junto con los profesionales, de modo que los voluntarios se ocupan de las preguntas sobre las que saben, y derivan las más complejas a los profesionales. El centro de salud, la oficina de empleo y la oficina de asuntos sociales acuden varias veces por semana.

El voluntariado atrae, porque en STIP está bien organizado, la gente sabe qué tareas deben resolver y reciben la formación necesaria. El trabajo se realiza por parejas junto con otro voluntario más experimentado hasta que los conocimientos propios alcanzan el nivel necesario. Cuando pregunté directamente a los voluntarios qué les motivaba en sus tareas, la respuesta fue que el ambiente abierto y estimulante del centro y la posibilidad de ayudar y, a la vez, aprender también uno mismo de los retos de la vida diaria y sus soluciones, lo que acrecienta sus conocimientos sobre la sociedad.   

Al cabo de la semana, mi agradecimiento hacia Welzijn Lelystad creció aún más. Dedicaron mucho tiempo y esfuerzos a mi visita. Aprendí mucho durante la semana y tengo la intención de aprovechar lo aprendido en el futuro.

 

Annika Tahvanainen-Jaatinen

Opintokeskus Sivis

Esta entrada de blog blog es parte de una serie de artículos originalmente en inglés sobre experiencias de aprendizaje en el sector de la educación de adultos en un contexto europeo. Nuestro proyecto ERASMUS+ KA1 se llama “European Educational Know-how Supporting Civil Society” ("la sociedad civil como apoyo del conocimiento experto educativo europeo").

 

REGRESO A LA PÁGINA PRINCIPAL DEL BLOG

/es/file/voittajapngvoittaja.png

 

 

El equipo de EPALE Finlandia ha elegido la campaña La voz del voluntariado de este blog, publicada en diciembre del 2018, como el texto más meritorio a la hora de presentar el trabajo voluntario.

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 1 al 1
  • Imagen de Anna Kirstinä
    Onnittelut hienosta tunnustuksesta! :) Tämä kirjoitus on todella hyvä ja mielenkiintoinen pohdinta vapaaehtoistyöstä.