Pasar al contenido principal
Blog
Blog

El reto de la competencia matemática

Ian Atkinson analiza la superación de las barreras al aprendizaje

The referenced media source is missing and needs to be re-embedded.

¿Qué problema existe?

Según la encuesta PEICA 2013 de la OCDE, cerca de uno de cada cuatro adultos en la Unión Europea posee una competencia matemática de nivel 1 o inferior en una escala de cinco. Esta cifra indica que en la UE hay una gran cantidad de adultos que poseen destrezas bajas en cuanto a competencia matemática. Esto supone un problema para los propios interesados de cara a acceder a un puesto de trabajo o a desenvolverse en el día a día, pero también para una economía que depende cada vez más de que existan unas destrezas de nivel superior para poder aumentar la competitividad. Tal y como se reconoce desde la Comisión Europea, esta circunstancia sitúa a los adultos con baja cualificación en la «trampa de las bajas cualificaciones» y señala la importancia de fomentar que aquellos que abandonaron la educación formal retomen su formación. No obstante, convencer a los adultos con baja cualificación de que aumenten su competencia matemática es una tarea harto complicada. A continuación señalaremos algunos de los motivos al respecto y qué sería necesario modificar para fomentar tanto la participación como el desarrollo de competencias matemáticas entre los adultos con baja cualificación.

¿Cuáles son los obstáculos?

Las investigaciones al respecto apuntan a que existe una amplia gama de obstáculos para los adultos en general y para los que poseen menos cualificación en particular a la hora de iniciarse en un proceso de aprendizaje de adultos con el que aumentar su competencia matemática. Algunos de los obstáculos son comunes en los debates en este sector y pueden agruparse en las categorías siguientes:

  • Factores culturales, como creencias y actitudes según las cuales la competencia matemática no es importante o es «algo que se hacía en el colegio» pero que no resulta relevante en la vida adulta.
  • Factores individuales o psicológicos, como una falta de confianza cuyo origen puede guardar relación con experiencias pasadas negativas (ya sean laborales o incluso originadas durante la fase de escolarización).
  • Factores estructurales, como la falta de acceso a oportunidades de aprendizaje, ya sea porque no se ofrecen en la ciudad donde se vive o por otras razones, como falta de subvenciones para realizar cursos o un precio superior al que el alumno se puede permitir.

Cabe preguntarse cómo sortear estos obstáculos de un modo eficaz. Se trata de un tema complicado sin soluciones sencillas, pero una forma de plantearlo pasa por tener en cuenta los elementos que pueden aprovecharse para impulsar la participación en esta clase de aprendizaje y el desarrollo de la competencia matemática. Los factores estructurales pueden ser muy variados y guardar relación con la capacidad y la voluntad política de los Estados miembros para abordarlos, pero los factores culturales, individuales y psicológicos son más universales y sencillos de incluir en este contexto.

¿Qué puede hacerse al respecto?

En primer lugar, cualquier método destinado a fomentar el estudio de aquellos con baja competencia matemática ha de tener en cuenta la experiencia personal cotidiana del alumno, esto es, ha de fomentar la participación a fin de ayudarle a mejorar en su día a día tanto en su vida privada como en el trabajo. Es necesario que el valor aportado por la formación en competencia matemática quede claro para los beneficiarios a fin de aumentar su participación.

Para fomentar esta participación es preciso eliminar algunos de los obstáculos señalados, y en concreto los relacionados con la generación de confianza. Muchos de los métodos implican incidir en que los adultos emplean la competencia matemática a diario sin ser verdaderamente conscientes de ello. Esto radica en la idea de que, a la vista de muchos, las matemáticas están asociadas a elementos más formales de la materia enseñada en la escuela. Este reconocimiento permite desarrollar de forma gradual un contexto cultural en el que se valore y se reconozca la competencia matemática.

A continuación se detalla una lista de los puntos de interés más comunes para aumentar la participación y el desarrollo de la competencia matemática que aprovechan la experiencia cotidiana y que se ajustan a los métodos diseñados para crear confianza e invitar a los alumnos a reconocer sus capacidades actuales:

  • Ir a la compra y comparar distintos productos para distinguir el que ofrece condiciones más ventajosas.
  • Padres que ayudan a sus hijos en los deberes de matemáticas.
  • Deportes y juegos, por ejemplo en los que sumar o restar forme parte de la actividad.

El espacio de trabajo es otro ámbito ideal para la participación, ya sea para desarrollar capacidades con objetivos concretos o como una vía de aprendizaje de adultos canalizada a través de sindicatos u organizaciones educativas para los trabajadores. Fomentar la participación mediante estas vías podría subrayar la importancia o la necesidad de mejorar la competencia matemática en apoyo de la carrera profesional.

Por su complejidad y su particularidad en cada Estado miembro, la mayoría de las barreras estructurales quedan fuera del alcance de este artículo, pero sí se podría mejorar los métodos que se dedican a ofrecer acceso a la educación mediante la creación de nuevas oportunidades tecnológicas. El aprendizaje en línea, por ejemplo, es capaz de ofrecer acceso allí donde no lo hay a escala local (si se acepta que podría ser necesario contar con un apoyo más directo en algunos casos), es más adecuado para aquellos con menos confianza y que prefieren estudiar a su propio ritmo, y ofrece formas más flexibles e interesantes de aprendizaje.

Otros planteamientos y opiniones

Los argumentos expuestos no son más que sugerencias generales destinadas a aumentar la competencia matemática entre quienes más la necesitan, pero deja muchos temas y soluciones en el tintero. Sería positivo conocer otras opiniones de la comunidad de EPALE sobre cuáles son los problemas y los obstáculos, y formas de superarlos, junto a ejemplos de buenas prácticas.

Ian Atkinson es Director Adjunto de Ecorys Reino Unido, donde se encarga de las políticas sobre empleo y mercados laborales, además de realizar trabajos de investigación. Su experiencia en investigación y sus intereses incluyen las intervenciones a favor de la empleabilidad, la inclusión social y los mecanismos de pago basado en resultados.

Login (0)

¿Quieres otro idioma?

Este documento también está disponible en otros idiomas. Por favor, selecciona un de abajo.

Want to write a blog post ?

Don't hesitate to do so! Click the link below and start posting a new article!

Últimos debates

Enfoques temáticos de la EPALE 2021. ¡Empecemos!

Os invitamos a enriquecer con vuestras aportaciones y conocimientos lo que va a ser un año intenso. Empecemos por participar en este debate en línea. El debate en línea tendrá lugar el martes 9 de marzo de 2021 de 10 a 16 horas CET. La discusión escrita será introducida por un directo con una introducción a los focos temáticos de 2021, y será presentada por Gina Ebner y Aleksandra Kozyra de la AEEA en nombre del Consejo Editorial del EPALE.

Más

Discusión de EPALE: Aprendizaje mixto en la educación de adultos

En este contexto, el jueves 26 de noviembre de 2020, a partir de las 10.00 horas hasta las 16.00 horas CET, EPALE acogerá un debate en línea sobre el aprendizaje mixto en la educación de adultos. El debate tendrá un nuevo formato, comenzando a las 10 con una transmisión en vivo de 30 minutos, acompañado y seguido por el debate sobre los comentarios de la plataforma.

Más