chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

Educación de personas adultas migrantes: hacia una Ilustración moderna

05/06/2018
por Rumen HALACHEV
Idioma: ES
Document available also in: EN FI SL ET HU DE FR IT PL RO

/es/file/migrant-education-epale-0Migrant education EPALE

Migrant education EPALE

 

Katarina Popović, profesora universitaria, comparte sus reflexiones sobre lo que hace y lo que podría hacer el aprendizaje de adultos para ayudar a los migrantes que llegan a Europa.

 

En los últimos años, la migración se ha convertido en la principal prioridad para el sector de la educación de personas adultas. En un lapso de tiempo extraordinariamente breve, esta cuestión de gran importancia política y que se había abordado, en el mejor de los casos, en clave humanitaria, se ha convertido en un tema candente en el ámbito de la educación de personas adultas. La comunidad dedicada a la educación de personas adultas tiene motivos para estar orgullosa: he reaccionado con rapidez, se ha posicionado en el «bando correcto» y está ayudando a personas que atraviesan una de las situaciones más difíciles que pueden presentarse en la vida.

 

¿Qué se ha hecho?

Las organizaciones de educación de personas adultas han acogido a este nuevo grupo de usuarios y han puesto a su disposición numerosos cursos, currículos adaptados y modalidades organizativas. Los profesionales del aprendizaje de adultos recibieron asesoramiento y apoyo a través de modalidades didácticas adaptadas a grupos específicos de migrantes y sus estilos de aprendizaje, formación previa y experiencia profesional.

La oferta formativa consistía principalmente en:

  • cursos de idiomas en los que se impartían ciertos conocimientos culturales que ayudarían a los inmigrantes a integrarse y acceder al mercado laboral;
  • competencias nuevas o adicionales necesarias para avanzar en sus nuevas carreras profesionales y encontrar empleo;
  • iniciativas y programas de reconocimiento de conocimientos previos y competencias ya adquiridas.

 

¿Cuáles son las desventajas de este planteamiento?

Estas medidas no tienen nada de malo —de hecho, son necesarias—, pero…

 

… no bastan

Las medidas de orientación laboral constituyen el primer paso, pero deben venir acompañadas de:

a) otras medidas educativas; una educación capaz de empoderar y emancipar, y

b) acciones más amplias de índole social, económica y cultural.

No podemos esperar que la educación pueda por sí sola resolver todos los problemas asociados a la migración. Por muy útil que pueda resultar la educación de personas adultas, para que surta efecto debe formar parte de un conjunto más amplio de medidas.

 

… se está quedando obsoleto

Este enfoque suele reproducir una visión anticuada y paternalista de la integración, muy cercana a la asimilación, según la cual la cultura dominante transforma a las personas migrantes como si hubiesen pasado por un molde. Es poco lo que se hace por apoyar el desarrollo de la nueva identidad cultural de los migrantes en un intercambio dinámico con la cultura receptora.

 

…se trata de un tipo de integración unidireccional

Se espera que las personas migrantes se adapten a la sociedad de acogida y traten de alcanzar los objetivos predefinidos de la forma más eficaz posible, mientras que la población mayoritaria se mantiene bastante pasiva. También se precisan medidas educativas para la población de acogida, que con no poca frecuencia exhibe prejuicios y actitudes xenófobas y hostiles que relegan a los migrantes al aislamiento.

 

Prevención o tratamiento

Aunque todo ello se llevase a buen puerto, la educación de personas adultas podría fracasar en lo más fundamental. Ayudar a las personas necesitadas, sí. Acoger a las minorías y apoyarlas, hecho. Trabajar por la dignidad de los seres humanos y fomentar la inclusión, hecho. Entonces, ¿qué nos dejamos en el tintero?

La educación puede ayudar mucho a las personas y las sociedades a superar sus problemas, pero su principal labor es evitar que se produzcan: concienciar a la población sobre la raíz de los mismos para que comprenda las relaciones entre hechos y los antecedentes, reflexione sobre las acciones y anticipe las consecuencias.

Como no podría ser de otro modo, la educación de personas adultas en Europa se ha volcado con los migrantes. Pero apenas actúa para prevenir el problema. Con «prevenir» no me refiero a evitar que los migrantes vengan a Europa, sino a evitar las situaciones que hacen que tengan que abandonar sus hogares.

 

¿Puede la educación de personas adultas hacer más?

¿Puede la educación ser analítica, reflexiva y profunda y ayudar a los europeos a «interpretar el mundo global» y convertirse en ciudadanos más activos? Por supuesto, pero no es tarea fácil. Aunque ello no le resta un ápice de importancia. Existen varios ámbitos en los que la educación de personas adultas puede ser fundamental para lograr soluciones a largo plazo en vez de limitarse a adoptar medidas paliativas:

 

Mostrar a la ciudadanía las situaciones que se producen en el mundo

Debería informarse a la población sobre las situaciones que viven los inmigrantes en sus países de origen, las causas de las guerras, los conflictos y la pobreza y las interconexiones entre la política europea e internacional. Se trata de educación política en su versión más noble: ayudar a crear ciudadanos globales. La educación de personas adultas no solo debe facilitar información y compartir conocimientos; también debe tratar de impedir que caigamos en lo que el papa Francisco denomina la «globalización de la indiferencia».

 

Mostrar a la población el papel que sus propios países y representantes políticos juegan en el mundo

La educación de personas adultas debería informar a los ciudadanos europeos sobre el papel que desempeñan sus propios países y mandatarios en la escena política. Estos ciudadanos deberían controlar activamente a sus gobiernos y mantenerse al tanto de las políticas que se adoptan en su nombre. Cuando un país compra o vende armas, no cabe duda de que se utilizarán en alguna parte del planeta. La educación de personas adultas debe animar a la gente a hacerse preguntas: dónde, por qué y cuáles pueden ser las consecuencias. De lo contrario, los programas dirigidos a los inmigrantes no serán de mucha ayuda, salvo para los pocos agraciados que entran en las «cuotas de inmigración». En palabras del periodista Wolfgang Bauer: «Debemos impedir que las guerras en Oriente Medio despojen a Europa de su concepto de humanidad».

 

Estimular el pensamiento crítico

No es suficiente con tener espíritu humanitario; la educación de personas adultas debería recurrir a todos los medios de educación y aprendizaje formal y no formal para fomentar una interpretación crítica de las noticias ofrecidas por los medios de comunicación, la xenofobia imperante, las interpretaciones hostiles y el uso malintencionado que hace el populismo de la crisis migratoria. Todo ello puede contrarrestarse mediante el análisis de los fenómenos migratorios a lo largo de la historia y su contribución a la civilización moderna, mostrando el impacto económico positivo de la migración y la riqueza cultural que trae consigo. Más importante aún es ofrecer conocimientos y fomentar el pensamiento crítico sobre las verdaderas causas de los problemas a los que se enfrentan los ciudadanos europeos, para evitar que se acuse a los inmigrantes de «quitarnos el trabajo», «agotar los presupuestos» y «arruinar nuestra cultura»...

 

Hacia una Ilustración moderna

Dar respuesta a preguntas como quién es responsable de los fracasos, cuáles son las raíces de los problemas y qué podemos hacer al respecto corresponde a una nueva y moderna era de la Ilustración. La «crisis migratoria» nos recuerda que les hemos dejado de lado.


Katarina Popović es profesora e investigadora en la Universidad de Belgrado, secretaria general del Consejo Internacional para la Educación de Adultos, presidenta de la Sociedad para la Educación de Adultos de Serbia, miembro del Salón Internacional de la Fama sobre Educación Continua y de Adultos y editora en jefe de la revista «Andragogic Studies».

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 3 al 3
  • Imagen de Filomena Montella
    Condivido pienamente e ho sperimentato quanto sia importante in classe la conoscenza della storia e della cultura di popoli diversi. Nella mia quarta di un istituto alberghiero (corso serale) sono presenti un giovane indiano e un giovane nigerino. Insegnando storia e letteratura italiana ho cercato di trovare collegamenti fra Italia India e Niger, invitando i miei alunni a raccontare la loro esperienza e la loro storia. L'integrazione è stata ricchezza e condivisione. L'inclusione è attiva fra i banchi di scuola  
  • Imagen de George Koulaouzides
    Dr. Popovic is once again to the point. Migrants are experiencing what Peter Jarvis has very well described as "disjuncture". Disjuncture is a situation when our biographical repertoire is no longer sufficient to cope automatically with our perception of a real situation. In this case, the learning process that may assist the adult learner to develop new meaning-making skills is that of critical reflection. The process of assimilation is not going to assist the further development of the migrant communities in their host environment. Yes, it will help them survive, but is this the real learning outcome that we expect from our interventions? Take for example language learning. One trend (the most popular) is to teach basic communication skills through artificially designed texts and then let the migrants adjust to the cultural demands of the host country. This is a complete ineffective strategy... The other proposal is not to teach only language but to teach the host language through the use of authentic input in order to start a critical refelction process. To assist migrants to understand the frame of reference that is generated by the culture of the host country, to assist them in finding points of convergence and divergence, to support a process of stochastic skepticism. And at the same time the population of the host country should also have the opprotunity to learn about the culture of the migrants. It has to be a two way process... Normal 0 false false false EL X-NONE X-NONE
  • Imagen de Brian Caul
    This is an inspiring blog that all adult educators should read, reflect on, and read again. In particular there is a salutary dissection of integration models that verge on paternalistic assimilation by “passive” hosts. The western white stencil dictates expectations about adaptation regardless of its own prejudices. While acknowledging all the great work going on in adult migrant education, how can we avoid such pitfalls? I look forward to the debate.